El decreto de 1829 relativo a la vestimenta otomana, promulgado por el sultán Mahmut II, supuso toda una revolución al sustituir, entre el funcionariado turco, el clásico turbante por el rojizo gorro de fieltro conocido por el nombre de Fez (Fes en turco); la necesidad de proveer estos gorros, así como otras ropas de lana, a los soldados otomanos lleva a que en 1833 se creará el Feshane (Casa del Fez en español) en las cercanías del Palacio de Topkapı, aunque apenas unos años después, en 1839, el sultán Abdülmecit ordenó la construcción de una nueva gran factoría a la orilla del Cuerno de Oro y cuyo edificio a día de hoy aun pervive.

Aunque la construcción de la fábrica supuso un cierto grado de mecanización en las tareas, la mayor parte del trabajo para elaborar los feces seguía dependiendo de la mano expertas de cientos de costureros que producían un gran número de gorros para su venta exclusiva en tiendas existentes a lo largo y ancho de Estambul, siendo uno de los pocos casos en el que una empresa estatal competía en el mercado libre; de hecho el objetivo final de la fábrica era reducir las importaciones de los gorros procedentes de otros países, ya hay que tener en cuenta que el fez era un producto muy común en el Norte de África y en algunos países de Oriente Medio.

En su momento de máxima producción se dice que hasta 750 costureros (de todas las etnias y religiones) trabajaban en el recinto, a lo que hay añadir un gran numero de mujeres que cosían el producto en casa; de hecho, el proceder habitual es que la mujeres cosiesen a mano los productos en sus hogares, los cuales eran procesados y terminados con maquinaría en la la factoría.

Situado no muy lejos de la famosa mezquita de Eyüp y de la colina de Pierre Loti, este enorme edificio ha sufrido innumerables reformas a lo largo de la historia siendo la más destacada la realizada en 1894 por Krikor Balyan, que diseñó gran parte de la personalidad y practicidad que exhibe el complejo.

Feshane comenzó su declive a partir de la reforma en la vestimenta impulsada por Atatürk, por la cual se prohibió su uso con el fin de modernizar y occidentalizar los funcionarios de la nueva república turca. En 1937 la fabrica echo definitivamente su cierre, siendo actualmente utilizada como centro de exposiciones o como parque de atracciones para niños, siendo especialmente visitado durante las noches de Ramadán

Feshane, la antigua gran fabrica de gorros de Estambul
Actualizado el 11 julio,2017.
Publicado por 

La conocida como Fuente de Tophane (Tophane Çeşmesi en turco) es un sebil de estilo Rococó situada en las inmediaciones de la Mezquita de Kılıç Ali Paşa en el distrito de Beyoğlu.

Fue comisionada por el sultán Mahmud I a los arquitectos Raimondo D’Aronco (autor de otros edificios de la ciudad) y  Mehmed Ağa, quienes convirtieron con su arte una sencilla fuente en un auténtico monumento, cuya visualización es inmejorable al estar ubicada en el medio de una plaza ajardinada sin obstáculos que le hagan sombra.

Tophane

Fuente de Tophane  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Este prisma de 4 fachadas simétricas (con un surtidor en cada una) está coronado por una magnifica cúpula y un tejado de madera que protege a los usuarios que hacen uso de la misma, bien para saciar su fe o para completar el ritual de la ablución previo a la oración; hay que tener en cuenta que la misma se encuentra muy próximo a la importante Mezquita de Kılıç Ali Paşa, así como al templo de Nusretiye. 

Construida en 1732, su cuidada decoración, entre las que destacan una serie de poemas en caligrafía islámica, muestra similitudes con otras fuentes contemporáneas como la de Ahmet III en Topkapı o la del mismo nombre ubicada en el puerto de Üsküdar.

Fue renovada en varias ocasiones siendo la última la realizada en 2006, restauración que estaba integrada en un ambicioso proyecto que incluía un lavado de cara todo el complejo de la Mezquita de Kılıç Ali Paşa, incluidos sus populares baños.

Fuente de Tophane

Fuente de Tophane a la derecha y la Mezquita de Kılıç Ali Paşa al fondo a la izquierda antes de la restauración de la misma  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Fuente de Tophane
Actualizado el 27 junio,2017.
Publicado por

Estambul es una ciudad mágica llena de encantos y placeres cuyo ritmo de vida muta a lo largo del año; cuando llega el verano, Estambul vive mirando al mar, miradas que parten de cruceros que atraviesan el Bósforo o desde terrazas donde el atardecer estival relaja los sentidos, un conjunto de emociones que forma parte del ADN de una urbe que siempre ofrece un amplio abanico de alternativas de ocio.

Con el fin de recopilar algunos de los mejores extractos de la esencia veraniega de Estambul, os regalo un artículo con 10 ideas que os ayudaran a disfrutar al máximo vuestra estancia en esta milenaria ciudad.

Espero que las disfrutéis!!

1. COMPARTIR UNA CENA ROMÁNTICA EN BURGAZADA

Quienes sean bendecidos del amor correspondido tienen en la isla de Burgazada un lugar ideal para intercambios de besos y caricias, todo ello enmarcado en un ambiente relajado y pleno de romanticismo que se ve mejorado por el sabor de los mejores productos gastronómicos de Turquía y de unos atardeceres imposibles de olvidar.

Burgazada Estambul

Burgazada es un lugar ideal para disfrutar de una cena veraniega con tu pareja  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

 

2. RELAJARSE AL SOL EN LAS PLAYAS DE KILYOS

El Mar Negro es el lugar ideal para quienes quieran disfrutar del sol en el verano de Estambul, con playas extensas de arena fina y un entorno relativamente poco urbanizado.

Existen innumerables playas en el Norte de Estambul, pero las de la localidad Kilyos son las más conocidas, con clubs que ofrecen interesantes packs de ocio integrado (restaurantes, djs, tumbonas..) que harán las delicias tanto a los que quieran bañarse como para aquellos que solo buscan un poco de relax y un chute de vitamina D.

Kilyos

Playa de Kilyos en el Mar Negro  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

 

3. VER LAS NUEVAS COLECCIONES DEL ISTANBUL MODERN

El museo Istanbul Modern es sin duda una de las joyas culturales de Estambul; centro de referencia del arte de vanguardia turco, este museo nos permite explorar el talento artístico nacional e internacional, todo ello enmarcado en unas antiguas instalaciones portuarias reformadas y cuyo amplio interior es flexible en espacios, permitiendo que las colecciones roten con frecuencia y así cada visita a esta galería se convierta en una experiencia única e irrepetible.

Istanbul Modern

Ubicado a pie de mar, el Istanbul Modern es el museo más innovador y vanguardista de la ciudad  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

 

4. SALIR DE COPAS POR KARAKÖY

Tras un paseo cultural por el Istanbul Modern podemos acercarnos hasta Karaköy donde el antiguo barrio portuario, altamente degradado, está siendo completamente renovado llenándose de nuevos e interesantes locales.

Un lugar de aire bohemio que está de moda entre la población secular de Estambul y que es totalmente desconocido por los turistas, que obvian sus divertidas calles llenas de terrazas, caferías y restaurantes.

Karaköy Estambul

Pese a su estado semidecadente Karaköy es una de las zonas de moda de Estambul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

 

5. DEGUSTAR EL MEJOR PESCADO DE LA CIUDAD EN ARNAVUTKÖY

Hay mil lugares en la ciudad que ofrecen una buena oferta en pescados, pero desde mi perspectiva es en Arnavutköy donde he podido conjugar mejor calidad y precio.

Quien quiera degustar está experiencia llena de sabores deberá dirigirse a esta pequeña villa del Bósforo donde agolpan decenas de restaurantes, ubicados en los bajos de hermosas casas de madera, cuya presencia añade encanto a la experiencia de catar los mejores productos obtenidos de los mares de Turquía.

Arnavutköy

Disfrutar de un buen plato de pescado en Arnavutköy es uno de los placeres que recomiendo para disfrutar del verano en Estambul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

 

6. NAVEGAR POR EL BÓSFORO AL ATARDECER

El Bósforo no solo separa dos continentes, sino que da un perfil imborrable a Estambul; paisaje del que se puede disfrutar a través de los innumerables cruceros o barcos de recreo que lo cruzan a diario, con el fin de mostrar al visitante la riqueza cromática de este estrecho de leyenda.

Diversidad de colores que se convierten en cuadro de brocha fina cuando el sol muere y nos regala esos atardeceres que han hecho famoso a Estambul, crepúsculo de los dioses que visto desde el mar es aun más celestial.

Atardecer Bósforo

El atardecer en un crucero por el Bósforo es uno de los placeres que Estambul Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

 

7. DISFRUTAR DEL GLAMUROSO AMBIENTE DE BEBEK

Si uno quiere mostrarse y dejarse ver en Estambul, tarde o temprano acabará acercándose a la ribereña localidad de Bebek, uno de los lugares más frecuentados por la élite turca.

Más allá del glamour de sus locales de ocio, Bebek es un barrio hermoso con interesantes palacios y edificios de estilo otomano, visibles desde un paseo costero donde uno puede adquirir sabrosos helados y waffles que están considerados como de los mejores de la ciudad.

Bebek Estambul

Bebek es uno de los barrios más glamurosos de Estambul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

 

8. ANDAR RELAJADAMENTE EN BICICLETA POR LAS ISLAS PRÍNCIPE

Estambul es una urbe famosa por su congestionado tráfico, una ciudad ruidosa y contaminada que contrasta con la tranquilidad exhibida en las Islas Príncipe, donde los coches están prohibidos y que se ha convertido en un oasis para los amantes de la bicicleta.

Todas las islas del archipiélago cuentan con tiendas de alquiler de bicicletas, que a base de pedaleadas permiten a los visitantes descubrir relajadamente los tesoros de estas sorprendentes y bellas islas turcas.

Büyükada bicicletas

Las Islas Príncipe son un oasis sin tráfico lo que las hace ideales para descubrirlas en bicicleta  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

 

9. DEJARSE LLEVAR POR EL DIVERTIDO AMBIENTE NOCTURNO DE ORTAKÖY

Ortaköy siempre ha sido uno de los epicentros de la noche veraniega turca, así en las cercanías de su famosa mezquita se agolpan bares, restaurantes y algunas prestigiosas discotecas, que generan un ambiente único que atrae a miles de visitantes.

Un entorno que de noche brilla con luz propia, mezcla de alegría y belleza que se entremezcla con el espectáculo de colores creado por las luces del puente que cruza el Bósforo y cuya estampa se repite a diario durante todas las noches de verano.

Ortaköy Estambul

Ortaköy no es solo uno de los lugares más bellos de Estambul sino también uno de los lugares más animados en verano  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

 

10. HACER UNA ESCAPADA A ŞILE

Si uno quiere huir del stress de Estambul, puede tomar el coche o el autobús y dirigirse a la costera villa de Şile, un pueblo entre acantilados que alberga innumerables atractivos como lo son sus playas, su conocido castillo o bien su pintoresco faro.

Un lugar con vistas a la fuerza de las olas del Mar Negro, pero cuya visión relaja y ayuda disfrutar en mayor medida del verano en Estambul

Şile Estambul

Şile es una localidad costero cercana a Estambul, con playas y faros y acantilados de gran interés  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

 


Esta especial titulado Ideas y destinos para disfrutar del verano en Turquía, es realizado en colaboración con el blog Brave readers y consta además de los siguientes artículos:

Ideas y destinos para disfrutar del verano en Turquía
Actualizado el 8 de junio,2017.
Publicado por