De como el arte urbano transformó un barrio de Estambul

Quien dice conocer bien Estambul, realmente solo ha comenzado a entenderla. Esta es una frase grabada en mi mente a fuego viajero, porque la ciudad más grande de Turquía exhibe un desbordante dinamismo, que hace que cada visita se convierta en una experiencia nueva con lugares que se transforman y se convierten en referencia de la nueva Estambul que está aun naciendo.

En esta revolución interna, Yeldeğirmeni ha pasado de ser un barrio desconocido por los turistas a convertirse en uno de los destinos de moda, todo gracias a la magia del arte urbano, que está añadiendo color a esta olvidada parte de Estambul.

Yeldeğirmeni
Uno de las intervenciones artísticas realizadas en el barrio de Yeldeğirmeni en Estambul Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Si esta ruta la iniciase en el siglo XVIII podría llegar a observar los famosos molinos construidos aquí por el sultán otomano, que bautizaron toponímicamente al lugar ya que Yeldeğirmeni en turco significa literalmente “Molino de viento“.

Ese legado rural hace tiempo que desapareció y la primera impresión que tenemos hoy en día al adentrarnos en este barrio del distrito de Kadiköy, es el de hallarnos en un vecindario más de Estambul, con sus cuestas empinadas, edificios de apartamentos y calles algo angostas fruto de la expansión urbana llevada a cabo en el segunda mitad del siglo XIX.

tigre Estambul
Un colorido tigre obra del artista brasileño Arlin Cristiano Graff  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La ausencia de mezquitas y la presencia también de varios templos judíos y cristianos, nos da entender que Yeldeğirmeni constituyó un entorno dominado por las minorías religiosas; diversidad que desaparecería a mediados del siglo XX y que explica en parte su posterior perdida de estatus y parcial decadencia, hasta que el pinceles de los artistas decidieron darle vida de nuevo.

Mural Istanbul Festival
Mapa con las ubicaciones de algunos de los murales ejecutados en el barrio de Yeldeğirmeni

Decido activar mis sentidos, he venido a disfrutar plenamente de la imaginativa y transgresora acción de los que están considerados como los mejores grafitis de Estambul, activismo artístico que es capaz de rehabilitar espacios muertos dotándoles de personalidad y belleza.

Mi primera parada es en la calle Misakı Milli, donde se concentra una parte significativa de las actuaciones artísticas surgidas a raíz del proyecto conocido como “Mural Istanbul“, un festival de arte urbano de carácter anual que fundamentalmente ha desarrollado su actividad en Kadiköy, aunque también se ha extendido a otras zonas como Sarıyer.

arte urbano en Estambul
Yeldeğirmeni se ha convertido en una auténtica galería al aire libre de arte urbano Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Las paredes surgidas del corte lineal de las lineas de apartamentos son el principal lienzo de los artistas, espacios vacíos que los turcos han destinado fundamentalmente a la creación de pequeños aparcamientos en superficie y en el que ahora los coches aparcan a la sombra artística de los grafitis.

Muchos de estos murales llevan firma del mejor talento internacional, como sucede con la obra titulada “Pray for rain” del artista australiano Fintan Magee, que nos habla de los efectos de la sequía a través de la curiosa estampa de diferentes personas esperando con cubos la llegada de la lluvia.

Mural Istanbul Festival
Mural titulado “Pray for rain” obra del artista australiano Fintan Magee Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Uno de los murales más bellos del recorrido tiene también genética foránea, en este caso hablamos de la obra “Intermissión” del artista croata Lonac. Esta intervención artística ubicada en la calle Kırmızı Kuşak, exhibe con impecable realismo a una mujer elegante y moderna, que parece posar ante la atenta mirada de un pintor; una imagen rompedora en una sociedad turca poco dada a ensalzar a este tipo de mujeres.

Intermission Lonac
La obra “Intermission” del artista croata Lonac Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Tras enamorarnos de otros murales de la zona, el calor nos pide que nos sentemos a refrigerarnos un poco y así tomamos asiento en un café en las cercanías de la antigua iglesia de Notre Dame du Rosaire, hoy reconvertida en el centro de artes Yeldeğirmeni Sanat.

La aparición de centros culturales y cafeterías con encanto son uno de los efectos indirectos asociados al proyecto. Las intervenciones artísticas revalorizan el entorno confiriendo personalidad y estilo al barrio; la gente joven empieza a conocer el barrio y lo integra en su rutina diaria y este espíritu positivo anima a los comerciantes a abrir negocios para ellos, dinamismo que quizás acabe en gentrificación, pero cuya transición es emocionante vivirla.

Grafiti Captain Borderline
Captain Borderline Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Mientras disfrutamos de una infusión, comentamos el efecto rompedor que tiene el arte urbano en la propia esencia de Estambul, hecho que no sucede en otras ciudades europeas que han apostado por este tipo de iniciativas para renovar sus barrios degradados.

Estambul es una ciudad que vivió el esplendor de la representación humana durante la época romana y bizantina, pero el “hombre en el arte” pasó al más puro ostracismo durante el período otomano fruto del rechazo del Islam a este tipo diseños artísticos. La llegada de la república turca abrió de nuevo la veda, pero el grafiti no ha comenzado a formar parte de la identidad urbana de la ciudad hasta tiempos recientes, lo cual no quita el hecho de que Estambul, por su configuración urbana parece nacida para asociarse con éxito con esta revolución artística.

Con el sabor del te aun en nuestros labios nos dirigimos a la parte alta del barrio, muy próximos a la vía del tren que desemboca en la famosa estación de Haydarpaşa; las traviesas constituyen la frontera natural de Yeldeğirmeni y en sus alrededores se concentran el mayor número de murales.

Mural Istanbul Festival
Uno de las obras del Mural Istanbul Festival Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Una de las grandes virtudes del proyecto es que todos los murales respiran de inspiraciones diversas, por todo ello cada actuación desprende talento propio e inconexo con los contiguos, con mensajes propios que exigen una interpretación profunda.

El mensaje de “Resistencia” fue grabado por el chileno INTI en el que es sin duda el mural más famoso de Estambul y que se encuentra situado en el número 35 de la calle Macit Erbudak; un artista que con sus diseños busca reflejar la lucha de los pueblos indígenas en Chile, aunque muchos ven en este retrato de una mujer con una manzana, un lazo de unión con la situación de las mujeres conservadoras en Turquía.

urban art kadikoy
Uno de los murales más famosos de Estambul obra del artista chileno INTI Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El talento suramericano también se expresa a través de un colorido tigre obra del artista brasileño Arlin Cristiano Graff o bien a través del trabajo de su compatriota Claudio Ethos, que nos muestra un globo ascendiendo a nuestros sueños; onírico emplazamiento en el que ya se encuentra el elefante de “In dreams” dibujado por los pinceles de Freddy Sam.

Freddy Sam Istanbul
“In dreams” obra de Freddy Sam Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Tras disfrutar de la imaginativa obra Captain Borderline, nos dirigimos a nuestro último objetivo de la ruta, no es una obra cualquiera sino que es el fruto del esfuerzo de Kristy Sandoval, la primera mujer invitada al evento quien junto a Levi Ponce crearon el genial “Mother and Child“; desafortunadamente no lo podemos ver al estar tapado el mural por las futuras obras del solar que embellecía.

La regeneración del barrio esta trayendo consigo que algunos de estos murales estén desapareciendo, es la magia efímera del arte urbano que cuando cumple su objetivo muchas veces desaparece; con todo nuevos murales nacen cada año en el barrio al amparo de este festival gratuito y abierto a todo el mundo.

Me despido de Yeldeğirmeni, con la sensación de que la fugacidad y renovación constante de este festival nos hará volver pronto a sus calles; no se que nos encontraremos la próxima vez, pero se seguro que el arte urbano seguirá llenando de luz y color mi amor por la ciudad de Estambul.

Mother and Child Istanbul
Mother and Child, mural obra de Levi Ponce y Kristy Sandoval Foto: Mehmet Naci Demirkol.

Actualizado el 17 septiembre,2019.
Publicado por Miguel Ángel Otero Soliño