Yunus Emre

Estatua de Yunus Emre en Kadiköy   Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Aunque su vida en gran parte es un misterio, no hay duda que Yunus Emre es una de las grandes figuras de la literatura turca, siendo uno de los pioneros en utilizar el turco hablado en sus composiciones poéticas.

Este gran poeta y místico sufí se cree que nació en 1240 en algún lugar del valle del río Sakarya en Anatolia Central, siendo la localidad Sarıköy el emplazamiento que más consenso genera entre los expertos.

Fue un autor prolífico en lo que se refiere al número de obras, de las que solo han perdurado su extenso Diván de poemas y la obra Risalet-ün Nushiyye (El opúsculo de los consejos).

Apreciado y querido, Yunus Emre realizaba una vida cuasi nómada que le llevaba a visitar de continúo los pueblos de Anatolia lo que le hacía entrar en contacto con la realidad y problemas de la gente del rural, quienes apreciaban sus enseñanzas y poemas expresados muchas veces en su propio lenguaje hablado, algo poco habitual en la época.

Sus escritos se caracterizan por su espíritu humanista, con constantes referencias a la paz y la unidad de los pueblos de Anatolia. Un manifiesto expresado generalmente en verso y en el que autor promulgaba la igualdad y condenaba la soberbia y así como la ambición por el poder y la riqueza.

Fue tal su popularidad en vida, que a su muerte en el año 1320, muchas localidades comenzaron a reclamar que su cuerpo estaba enterrado en su pueblo, disputa que aun se mantiene a día de hoy.

Yunus Emre

Billete de 200 liras turcas con la efigie de Yunus Emre

El cariño hacía la figura de Yunus Emre se mantiene viva en la Turquía moderna, así los billetes de 200 liras muestran su retrato y el instituto cultural destinado a promover la cultura y lengua turca en el extranjero (equivalente en España al Instituto Cervantes) lleva su nombre.

En Estambul existen innumerables referencias a su figura inclusive varias estatuas, como la existente en Yoğurtçu Parkı, y que acompaña este artículo, un jardín situado en el distrito de Kadiköy al lado del popular estadio del Fenerbahçe y que muestra la figura erguida del poeta a punto de recitar uno de sus poemas. Una postura noble que nos recuerda a una de las grandes figuras de la historia de Turquía, un humanista cuyas enseñanzas siguen siendo útiles a día de hoy.

Yunus Emre, una de las grandes figuras de la literatura turca
Actualizado el 20 septiembre,2016.
Publicado por

Estambul es una caja llena de sorpresas, una colección de rincones plenos en belleza e historia muchos de los cuales pasan inadvertidos por los turistas, e incluso a veces por los propios estambulíes, pero que en conjunto contribuyen a formar ese halo mágico que envuelve a quien visita esta milenaria ciudad.

La siguiente lista recopila 7 lugares secretos de Estambul que generalmente no son mencionados por los guías turísticos, pero cuya singularidad los hace dignos de una visita.

1. FUENTE Y PEZ SAGRADO DEL MONASTERIO DE BALIKLI

El suelo de Estambul está lleno de manantiales naturales muchos de los cuales fueron considerados como sagrados por la iglesia Ortodoxa quienes bautizaron a los mismos con el nombre de ayazma o agiasma. Uno de los más famosos sale a la luz en el interior del Monasterio de Balıklı (Balıklı Meryem Ana Rum Manastiri en turco), aguas que guardan un singular secreto en forma de pez.

Se cuenta que los monjes residentes construyeron una fuente que homenajea a la virgen y que era conocida por las propiedades curativas de sus aguas; ya en 1453 los continuos ataques de las tropas del Sultán Mehmet II puso en vilo a la cristiandad que residía en Constantinopla, con todo habían sido muchos los asedios anteriores así que muchos aún confiaban en la histórica resistencia de sus murallas. Cuenta la leyenda que un monje estaba cocinando pescado cuando recibió las noticias de un compañero de la caída de la ciudad a manos de los turcos, incrédulo el monje replicó que si eso era cierto el pez que estaba cocinando volvería a la vida; tras decir esto el pez saltó de la sartén a las aguas del manantial y comenzó a nadar reafirmando la desgraciada noticia; con este milagro se dice que el pez ganó la vida eterna y desde aquella reside en las aguas del manantial.

Balıklı

Fuente donde reside el famoso pez en el interior de la iglesia de Balıklı  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

2. LA MEZQUITA SUBTERRÁNEA

Escondida entre las callejuelas de Karaköy existe una sorprendente mezquita que configura su ser hacía el interior de la tierra por eso recibe el sobrenombre de la Mezquita subterránea (Yeraltı camii en turco).

Yeraltı

Yeraltı, la mezquita subterránea  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La mezquita ocupa el espacio físico de un antiguo castillo en cuyos bajos se fijaba la enorme cadena que se extendía desde la colonia genovesa de Gálata hasta Constantinopla con el fin de proteger a la flota Bizantina; tras la conquista otomana el recinto fue usado como almacén de munición hasta que en 1640 un líder religioso de la secta Nakşibendi descubrió en su interior el cuerpo de tres mártires que participaron en el primer sitio árabe de Constantinopla. Tras el hallazgo el lugar fue sacralizado y configurando con ello el que es uno de los templos más sorprendentes de Estambul.

3. CASA MUSEO DE ADAM MICKIEWICZ

Lo más seguro que la mayoría desconozcáis quien fue Adam Mickiewicz, pero para los polacos, lituanos e incluso para los bielorrusos (hay mucha controversia sobre su nacionalidad) es una de las figuras claves de su historia reciente.

Adam Mickiewicz Estambul

Tumba de Adam Mickiewicz  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Poeta de exaltado patriotismo, residió los últimos años de su vida en una vivienda del barrio estambulí de Tarlabaşı mientras participaba en la batalla de Crimea. Su trágica muerte en 1855, se dice que fue envenenado por sus enemigos, le llevó a recibir sepultura en el sótano de la casa, aunque tiempo después los restos fueron traslados a Cracovia donde recibió honores y eterno descanso en la catedral de la ciudad. Tiempo más tarde la casa de Adam en Estambul fue convertida en museo, siendo su tumba temporal el elemento más singular de la visita.

4. LA SINAGOGA DE LOS SASTRES O TOFRE BEGADIM

Pese ubicarse en las cercanías de la popular Torre de Gálata y ser uno de los pocos templos hebreos de libre acceso de la ciudad, la sinagoga conocida como Tofre Begadim o Sinagoga de los Sastres (ya que fue auspiciada por la comunidad asquenazí de sastres de Estambul) es un tesoro desconocido tanto por turistas como locales.

Sinagoga Tofre Begadim

Interior Sinagoga asquenazí Tofre Begadim. Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Hermosa en decoración, sorprende por la forma en la que aprovecha el espacio, ya que la estrechez de su planta se compensa en altura, creando un volumétrico escenario que hoy en día no sirve para la oración hebrea pero que permite el lucimiento de las piezas de un singular centro de arte.

5. CEMENTERIO DÖNME DE BÜLBÜLDERESI

El cementerio de Bülbülderesi en Üsküdar es uno de los lugares más singulares y extraños de la ciudad de Estambul, ya que en este camposanto guardan eterno descanso un gran número de seguidores de la secta dönme también conocidos por el nombre de sabateos.

Esta comunidad, originaria de Salónica, fueron en sus inicios judíos que durante el siglo XVII se unieron el mensaje del autoproclamado mesías Sabbatai Zevi, un rabino sefardí que acabaría convirtiéndose al Islam, creando una nueva religión que entremezclaba elementos de la religión mahometana con el judaísmo.

dönme

Tumba de una niña dönme  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

En la Salónica otomana, los Dönme progresaron y consiguieron acumular un gran poder tanto económico como institucional, creando una importante red de escuelas donde incluso estudió el mismísimo Atatürk, fundador de la república de Turquía y natural de esta ciudad. Tras la caída de la ciudad a manos de los griegos a principios del siglo XX, los sabateos fueron forzosamente trasladados a Estambul, donde su comunidad se diluyó y perdió gran parte su identidad étnica, hasta el punto de que se considera que la religión ya no es practicada, aunque existen fuentes que afirman que la misma se sigue ejerciendo en secreto.

Semsi Efendi

Tumba dönme del que fuera profesor de Kemal Atatürk  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Por ello a día de hoy el único elemento visible de la comunidad son sus cementerios, siendo el de Bülbülderesi el más grande e importante. Sus conocidas tumbas, con fotos de la época, es un repaso a las caras de un pueblo único y al de una parte de la historia reciente de Turquía.

6. CAJAS FUERTES DEL ANTIGUO BANCO IMPERIAL OTOMANO

El Banco Imperial Otomano fue la institución monetaria de referencia durante los últimos años del gobierno Otomano; el fin del poder de los sultanes y la creación del Banco Central de Turquía hizo que el mismo perdiese importancia y con el tiempo acabaría siendo absorbido por otras entidades y desapareciendo como banco con identidad propia.

Durante sus años de esplendor a finales del siglo XIX, la actividad se coordinaba desde su sede en el barrio de Karaköy; un bello edificio donde se guardaba el dinero y los valores de muchas familias turcas, bienes que se registraban y protegían en firmes cajas fuertes subterráneas, que hoy en día se pueden visitar, ya que el edificio ha sido convertido en un centro cultural, que además de una hermosa biblioteca alberga varias colecciones de la conocida como fundación SALT Galata.

Banco Imperial Otomano

Interior de la caja fuerte del antiguo Banco Imperial Otomano  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

7. CISTERNA DE NAKKAŞ

No muy lejos de la Mezquita Azul se encuentra la tienda de alfombras NAKKAŞ, una de las más famosas y reputadas de Estambul. Lo que menos gente conoce es que en sus bajos comerciales se hallan los restos de una antigua cisterna; un depósito de agua de elegantes y rígidas arquerías que hoy en día sirven de espacio vital para una sala de exposiciones que puede ser visitada libremente por los turistas.

Nakkaş

Cisterna ubicada en los bajos de la tienda de alfombras Nakkaş  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño


7 lugares secretos de Estambul
Actualizado el 9 septiembre,2016.
Publicado por

En los últimos años el gobierno turco ha invertido una fuerte cantidad de dinero en reforzar las infraestructuras viarias y de transporte público de la ciudad de Estambul, de ese afán constructivo han nacido y materializado espectaculares proyectos como el de Marmaray, así como otros que se irán ejecutando en los próximos años.

Una de las obras más esperadas por los turcos fue inaugurada este viernes 26 de agosto, hablamos de un nuevo y espectacular puente que cruza el Bósforo en las cercanías del Mar Negro y que ha recibido el nombre de Puente de Yavuz Sultan Selim (Yavuz Sultan Selim Köprüsü en turco).

Yavuz Sultan Selim puente

Inauguración del nuevo puente sobre el Bósforo  Foto: Washington post

Se trata de un puente mixto que se empezó a construir en 2013 y que incluye una autopista de alta capacidad con 8 carriles y 2 carriles para una línea de metro ligero. Con 1,4 kilómetros de largo y 59 metros de ancho, está considerado a día de hoy como el puente colgante más ancho del mundo y el más largo entre los que tienen vías férreas.

La infraestructura, que está integrada en una autovía de 116 kilómetros, liberará de tráfico pesado a Estambul y facilitará la comunicación terrestre entre ambos continentes (ahora limitada a dos puentes congestionados) y conectará con el nuevo aeropuerto y otras zonas de próxima expansión industrial y turística.

El puente costó 3000 millones de dolares y fue objeto de continuas controversias por un lado por su alto impacto ambiental (arrasó con grandes extensiones forestales), su elevado coste y por el hecho de que el mismo homenajease con su nombre al Sultán Selim, una controvertida figura especialmente criticada dentro de la comunidad aleví ya que los mismos sufrieron una fuerte represión durante su mandato.

Más allá de la polémica, en los próximos meses veremos si la nueva infraestructura ayuda a apaciguar los problemas crónicos de tráfico de Estambul o sencillamente los traslada a otra parte, pero lo que es seguro es que el nuevo puente supone un nuevo cambio en una ciudad que no deja de mutar.


Inaugurado el tercer puente del Bósforo
Actualizado el 29 agosto,2016.
Publicado por