Posts etiquetados ‘Viajes Estambul’

Pargalı Ibrahim Paşa es una de las figuras más conocidas de la historia de Turquía, en gran medida a su íntima relación de amistad con el sultán Suleimán, la cual se plasmó claramente en su rápido ascenso social (paso en pocos años de ser esclavo en la corte de Manisa a Gran Visir) y en el hecho de que este le regalase uno de los mejores palacios de Estambul, que actualmente funciona como Museo del Arte turco e islámico, pero que durante la vida de Ibrahim fue uno de los epicentros de poder del Imperio Otomano.

Pargalı Ibrahim Paşa

Palacio de Pargalı Ibrahim Paşa, actual Museo de Arte Turco e Islámico  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Para comprender la importancia del edificio y del gesto del sultán Suleimán, es necesario mencionar varios elementos del mismo, en primer lugar no solo estaba localizado en una de las mejores ubicaciones de Estambul, en una de las esquinas del otrora prestigioso Hipódromo Bizantino, sino que se dice que en su momento fue mayor que el propio Palacio de Topkapı. Además de que su edificio estaba revestido de piedra y ladrillo en vez de madera como la mayoría de los edificios vecinos.

El palacio de Ibrahim Paşa (İbrahim Paşa Sarayı en turco) era de tal importancia que en él se celebraban algunos de los eventos sociales más importantes de Estambul, como bodas e circuncisiones de personalidades ilustres. También por su simbolismo fue objeto de ataques, así se vio fuertemente afectado por una revuelta capitaneada por miembros de los jenízaros en el año 1525.

Ibrahim Paşa atesoró grandes riquezas en su palacio fruto de su trabajo como Gran Visir, pero su poder levantó envidias y su fuerte rivalidad con Hürrem y la presunta apropiación de títulos, que corresponderían a Suleimán, durante la campaña contra el Imperio Safávida, provocaron que este fuese ejecutado en su palacio en el año 1536.

Tras su muerte, el complejo palaciego fue destinado a múltiples usos, así sirvió como residencia de otros visires, embajada, cuartel militar, sede de la banda otomana, hospital, fabrica textil e incluso como prisión.

Pargalı İbrahim Paşa

Foto de 1865 donde se observa al fondo el Palacio de Pargalı İbrahim Paşa

Los usos posteriores fueron progresivamente alterando el edificio original, que contaba incluso con 4 patios interiores; una de las principales alteraciones ocurrió en 1910 con la construcción de la sede del registro y catastro otomano, aunque anteriormente muchos de los terrenos habían sido ya destinados a la construcción de viviendas o para usos administrativos o militares del Imperio Otomano.

La labor divulgadora del arquitecto Sedat Çetintaş en los años 30 del siglo pasado, permitió salvar el complejo de su demolición total por la construcción de una nueva corte judicial; aunque durante estos años se perdieron importantes elementos como el Harem, se consiguió preservar partes importantes del edificio que serían tiempo más tarde cedidas para instalar en las mismas el Museo de Arte turco e islámico.

Este museo, fue fundado en 1914 con el fin de preservar el saqueo de las obras de arte islámica turcas, en riesgo por el colapso del Imperio Otomano. Inicialmente se instaló en uno de los edificios del complejo de la Mezquita de Suleimán, pero se movería definitivamente al palacio de Ibrahim Paşa en 1984, siendo nuevamente reformado en 2014 en coincidencia con el centenario de la fundación del museo.

Ibrahim Pasha palacio

Museo de arte turco e islámico  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El palacio muestra un aire más otomano, aparentemente más cercano a como lucía en los tiempos de Pargalı Ibrahim Paşa. El interior, ha sido totalmente renovado, permitiendo que las casi 40.000 joyas del arte turco e islámico, de todos los períodos y épocas, luzcan mejor que nunca.

Un museo del que seguro disfrutaría enormemente Ibrahim Paşa, cuya recuerdo sigue aun estando muy vivo en la memoria colectiva del país y que cuyo monumental palacio es recuerdo vivo de su grandeza.

El Palacio de Pargalı Ibrahim Paşa
Actualizado el 22 enero,2018.
Publicado por

Anuncios

La estación de Haydarpaşa (Haydarpaşa Garı en turco) es uno de los edificios más emblemáticos del lado asiático de Estambul, una hermosa terminal de trenes reflejo de una época en la que el Imperio Otomano quiso comunicar por tren su antigua capital con los confines de su territorio.

El resultado de ese titánico esfuerzo se materializó en una emblemática estación diseñada por los arquitectos alemanes Otto Ritter y Helmut Conu, quienes en 1902 levantaron un edificio de estilo neoclásico, muy del gusto centro-europeo, pero cuyo estampa pronto se convirtió en un símbolo no solo del barrio de Kadiköy sino también de todo el lado asiático de Estambul.

Haydarpaşa Estambul

La estación de Haydarpaşa desde el mar  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La fuerza visual del edificio no deja indiferente, de hecho es una de las imágenes turísticas más famosas de Estambul y un recurso fotográfico habitual en vídeos musicales o series de televisión.

Resulta llamativo, pero el lugar desde donde se admira mejor la icónica belleza de la estación de Haydarpaşa es desde el mar, una curiosa paradoja que se explica por el hecho de que así los pasajeros podían fácilmente tomar los ferris con destino al lado europeo de Estambul.

Estación de Haydarpasa

Estación de trenes de Haydarpasa  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

De bellos interiores, casi al nacer la estación de Haydarpasa sufrió el achaque de la Primera Guerra Mundial y la caída en desgracia de aquel extenso imperio que buscaba la estación vertebrar; con todo tras la guerra siguió dando servicio tanto al interior de Anatolia como a otros países del entorno como Irán o Iraq.

El choque de un petrolero en 19749 y especialmente la inauguración en 2013 del proyecto Marmaray, supusieron el declive de las instalaciones hasta tal punto que se temió que el edificio principal fuese destinado a usos hoteleros; con todo la presión social modificó los planes del gobierno quienes están renovando el complejo ferroviario para acoger los trenes de alta velocidad que comunicaran Estambul con Ankara, momento en que Haydarpaşa se llenará de nuevo del chirrido de las locomotoras y en el que Estambul recuperará uno de sus más famosos símbolos.

Haydarpaşa Kadiköy

Fachada de la estación de tren de Kadiköy  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Haydarpaşa, la estación del Estambul asiático
Actualizado el 9 enero,2018.
Publicado por 

El Pasaje de las Flores (Çiçek Pasajı en turco) es de esos lugares de Estambul que nos trasladan de época, un viaje a un tiempo en el que la famosa avenida İstiklal (antiguamente llamada Grande Rue de Péra) era el epicentro cultural y social de la ciudad, tiempos dorados en el que los arquitectos no dudaban en regalarnos edificios inmemoriales como esta hermosa galería comercial.

Pasaje de las Flores Estambul

Pasaje de las Flores  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La historia nos cuenta que a mediados del siglo XIX, fue construido el teatro Naum, un centro artístico que daba soporte físico a las apetencias culturales tanto de la alta sociedad estambulí como de la europea (hay que tener en cuenta que en esta época Beyoğlu era sede de la mayoría de embajadas).

Este glamuroso teatro ardería en un gran incendio en 1870, siendo sus restos comprados por un banquero de origen griego de nombre Hristaki Zoğrafos Efendi (de aquella la comunidad griega estaba muy presente en el barrio) quien asignó al arquitecto Kleanthis Zannos la construcción del actual edificio.

Teatro Naum Estambul

Dibujo de como era el Teatro Naum en su momento de esplendor

El pasaje inicialmente alternaba el uso comercial con el residencial, con un perfil orientado hacía el público más pudiente, el cual se adentraba en el recinto a través de su monumental puerta principal, la cual se encuentra decorada por hermosas vidrieras y estatuas de influencia francesa.

Ya en su interior una galería cubierta protege de las inclemencias meteorológicas al visitante, a la par que facilita la iluminación natural ayudando a reducir la sensación de estrechez que trasmite el pasaje.

Pasaje de las Flores

Interior del Pasaje de las Flores  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Tras la revolución comunista rusa, muchas familias de la derrotada Rusia zarista huyeron a Estambul y en su afán de encontrar un medio de subsistencia comenzaron a  vender flores en el recinto, siendo tal su éxito que la mayoría de los locales se orientaron hacia esta actividad, motivando que galería comercial comenzase a ser denominada con el nombre de “Pasaje de las Flores“, sustituyendo otros nombres históricos del recinto como Cité de Pera, Hristaki Pasajı, etc.

A partir de mediados de los años 40 del siglo pasado, los bares y restaurantes empezaron a hacer acto de presencia en el edificio y las floristas poco a poco fueron desaparecieron, aunque el pasaje siguió manteniendo su floral denominación.

A día de hoy la restauración es la principal actividad económica del Pasaje, que por su belleza se ha convertido en un importante polo de atracción turística, pero también un lugar ideal para disfrutar de las delicias de la gastronomía turca.

El Pasaje de las Flores o Cité de Pera
Actualizado el 22 diciembre,2017.
Publicado por