Posts etiquetados ‘Turquía’

Cuando un turco habla de Beşiktaş normalmente no hace referencia a uno de los distritos más conocidos de Estambul, sino que suele mencionar a uno de los clubes deportivos más prestigiosos de Turquía: el Beşiktaş JK.

Pese a que en la actualidad la sección de fútbol sustenta económicamente todo el proyecto, el Beşiktaş Jimnastik Kulübü es desde sus orígenes un club netamente polideportivo, de hecho nació en 1903 como institución gimnástica y de lucha; este carácter multidisciplinar le lleva a a disponer de secciones de otros deportes como baloncesto, voley o balonmano tanto de hombres como mujeres.

Besiktas Estambul
Aficionados del Beşiktaş mostrando una pancarta de apoyo al club

Hablar de Beşiktaş es hablar de pasión en las gradas, de hecho la principal característica de este club Estambulí es su fuerte conexión con sus afición, probablemente la más fiel y ruidosa de Turquía. Unos hinchas que provienen mayoritariamente de las clases medias y bajas de Estambul y que alejan al club de este toque glamuroso que siempre destilan sus 2 eternos rivales Galatasaray y Fenerbahçe.

Unos aficionados capitaneados por el grupo de animación Çarşı, ultras de tendencia anarquista y secular, muy contestarios en temas políticos y que participan masivamente en actos en contra de la agenda islámista del gobierno de Erdogan, como se demostró durante los famosos disturbios del Parque Gezi; este hecho hace que Beşiktaş tenga mucho apoyo entre las minorías más perseguidas de Turquía como son los armenios, kurdos, alevís etc.

.

.

Con todo, el lugar donde se nota más conexión con el club son en las calles del barrio que le da nombre, Beşiktaş, donde miles de seguidores se juntan antes de cada partido para caminar juntos al mítico estadio İnönü, hoy renombrado como Vodafone arena, tras ser completamente renovado y reinaugurado en 2016; un hermoso estadio con capacidad para 42000 espectadores y que tiene el especial privilegio de ser el único campo del mundo con vistas a 2 continentes.

Beşiktaş

Aficionados de Beşiktaş observando un partido en el barrio  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Beşiktaş JK tiene el honor de ser el primer ganador de un titulo en la historia del fútbol en Turquía y es uno de los pocos equipos turcos que nunca ha descendido a una división inferior, pero, ante todo, Beşiktaş es un club distinto, cuya leyenda dice que adoptó el negro como color como señal de duelo por los miembros del club fallecidos en la Guerra de los Balcanes de principios del siglo XX y cuyos jugadores son apodados como las águilas negras (Kara Kartallar), como consecuencia de un grito de ánimo surgido desde las gradas y popularizado en 1941 por un pescador llamado Mehmet Galin.

Un club que es de los pocos que lleva bordado en su escudo la bandera de Turquía y que con el tiempo se han convertido en una de las instituciones turcas más famosas a nivel internacional, unas águilas que no tienen techo y que siempre sueñan con volar a lo más alto

Beşiktaş, el club de las águilas
Actualizado el 24 noviembre,2017.
Publicado por

Anuncios

La ciudad de Estambul ha tenido históricas carencias en lo referente a grandes auditorios teatrales y musicales, esta debilidad se vio agudizada tras el cierre en 2008 del Centro Cultural Atatürk o AKM (acrónimo en turco de Atatürk Kültür Merkezi), un edificio multiproposito ubicado en la famosa plaza de Taksim y que tras casi una década cerrado volverá a abrir sus puertas con un nuevo aspecto en 2019, según ha anunciado recientemente el gobierno turco.

AKM Istanbul

Vista del proyecto de la reforma del Atatürk Cultural Center

Construido en 1969, el AKM era un símbolo del espíritu secular de la república y estaba considerado como el mejor centro de artes escénicas del país y uno de los más grandes del mundo. Era especialmente conocido por sus conciertos y operas, que se exhibían preferentemente en su sala central, con capacidad para más de 1300 personas aunque también contaba con varias salas auxiliares de menor tamaño para otro tipo de eventos.

El centro cultural, que recibía nombre del fundador de la república Kemal Atatürk, servía a la par de sede para la orquesta filarmónica de Estambul, el coro de música clásica turca y del conjunto de música folclórico de la ciudad.

El edificio histórico del AKM desarrollaba una arquitectura minimalista y funcional, aunque eso si muy controvertida estéticamente, especialmente por su difícil integración visual en la simbólica Plaza de Taksim.

AKM Estambul

Centro Cultural Atatürk en su estado actual  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Pese a las críticas hacía aspecto exterior del edificio y su controvertida conexión con la élite republicana turca, con los años se fue ganando el corazón de los estambulís, ya que permitía el acercamiento a la población a las expresiones artísticas más refinadas del panorama cultural turco e internacional, con constantes ofertas de entradas a precios asequibles o mismo regaladas que permitían que los jóvenes interesados pudieran acudir al recinto con cierta regularidad.

De hecho, su cierre en 2008 fue especialmente sentido por la juventud turca secular quienes defenderían el mismo ante los planes de demolición que le amenazaban y que se integraban en un proyecto más amplio que incluía la construcción de un centro comercial y la destrucción del cercano Parque Gezi, propuesta del ayuntamiento que provocó en 2013 una ola de graves disturbios que estuvieron a punto de hacer caer al gobierno de Erdogan.

En esta revuelta social, el AKM tuvo un papel visual muy importante ya que durante el tiempo que duraron las concentraciones, un gran número de pancartas colgaron de su fachada y de hecho hacía su edificio se dirigió la simbólica protesta realizada por el hombre de pie o Duran Adam.

yeni AKM

Imagen del Hall del AKM tras la reforma propuesta

Los manifestantes lograron salvar la vida del AKM, ya que el gobierno turco abandonó sus planes iniciales y decidió reformular por completo el proyecto elaborando uno nuevo que ha sido presentado en noviembre de 2017.

La idea del gobierno turco es reabrir el centro cultural en 2019, eso sí con una imagen totalmente renovada obra del arquitecto Murat Tabanlıoğlu, hijo de Hayati Tabanlıoğlu responsable del diseño final del edificio original.

Entre las principales novedades del nuevo proyecto, nos encontramos con una reforma completa de su imagen exterior que se hace más verde y luminosa y que sirve de antesala a un renovado y espectacular hall de entrada. Igualmente sala central tendrá un lavado de cara y además de modernizarse, verá doblada su capacidad hasta las 2500 personas.

Esta espectacular reforma permitirá a la cultura turca recuperar uno de sus iconos, permitiendo que Estambul pueda escalar posiciones en el panorama escénico a nivel mundial, devolviendo a la ciudad el prestigio que desprendía siempre el AKM.


Centro cultural Atatürk en Taksim
Actualizado el 12 noviembre,2017.
Publicado por 

El Bósforo en su estrechez innata regala paisajes que incluso los más prestigiosos pintores se ven incapaces de retratar en su pura esencia, porque esta pinacoteca de Estambul le falta el tacto de la sal, el sonido de las gaviotas o el palpito del viento con aroma a café turco, ya que uno puede descubrir sus secretos desde tierra, pero de la antigua Constantinopla uno se enamora desde el mar.

Esa liquido elemento que divide a Estambul en dos continentes, es cruzado a diario por cientos de ferris que son un retrato diario de la atareada vida de los estambulís. Paseos que duran apenas minutos pero que dan hermosas postales a los ojos que mutan a diario, porque no es lo mismo el retrato de la ciudad con la lluvia en otoño que durante un atardecer en verano.

Los ferris surcan las aguas de Estambul desde el siglo XIX y hasta 1973 (momento en que se inauguró primer puente sobre el Bósforo) fueron la única alternativa viable para comunicarse con la península de Anatolia y aunque ya no se mueven por la fuerza del vapor como en el pasado, los turcos los siguen denominando “Vapur” como claro ejemplo del impacto que los mismos tuvieron en la vida diaria de esta multicultural urbe.

Ferries Estambul

Los ferries que cruzan el Bósforo son parte del encanto de la ciudad de Estambul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Es tal la huella que genera en el alma de Estambul que son muchos las personas que los relacionan con algunos de sus mejores momentos de la infancia, porque antaño los niños aprendían todos sus nombres o los miraban embelesados desde las ventanas, como bien relata el premio Nobel turco Orhan Pamuk un su famoso libro “Estambul ciudad y recuerdos”.

Pequeños microcosmos de destinos variables, donde los camareros ofrecen salep en invierno y refrescos en verano, y en donde a veces el perfil de su panorama lo marca la mezquita de Suleimán o en otros la torre de Gálata, porque hay monumentos de Estambul que solo se entienden desde el mar, sino que se lo pregunten al Palacio de Dolmabahçe.

Estambul habrá construido nuevos puentes o modernos metros subterráneos, pero los turcos siempre preferirán ese pequeño y relajante descanso que supone navegar por el Bósforo o por el Mármara, una sensación que une a todos los habitantes o visitantes de esta milenaria ciudad.


El innegable encanto de los ferris de Estambul
Actualizado el 26 octubre,2017.
Publicado por