Posts etiquetados ‘Estambul turismo’

Cuando uno divisa la península histórica de Estambul, un mar de alminares parecen saludarnos en un espectáculo visual único, el reflejo físico de cientos de mezquitas de diferentes tamaños y estilos que se elevan hacía el cielo; entre ellas una destaca sobre todas las demás, luce 6 minaretes y todo el mundo la conoce por el nombre de Mezquita Azul.

La mezquita Azul Estambul

La Mezquita Azul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Curiosamente este impresionante templo otomano no se llama oficialmente Mezquita Azul, sino Mezquita de Sultan Ahmet (Sultan Ahmet camii en turco), en honor al sultán Ahmet I quien ordenó su construcción en el año 1609, siendo su popular apodo debido al impresionante efecto visual que generan los miles de azulejos y pinturas de color azul que se exhiben en su interior.

La mezquita Azul es un monumento impresionante y que asume un reto digno de sus dimensiones, que es el de enfrentarse visualmente a Santa Sofía y salir airoso, creando un entorno mágico que maravilla a los millones de turistas que visitan cada año Estambul.

mezquita azul Estambul

Exterior de la Mezquita Azul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Su principal signo de distinción son sus 6 alminares, privilegio que mantuvo en exclusiva en Turquía durante siglos, aunque recientemente se han construido mezquitas con ese número de minaretes en Adana y Mersin, además de otras dos en Estambul como son la de Çamlıca o la de Arnavutköy.

Cuenta la leyenda que el motivo de que la mezquita tuviera ese número de alminares fue un error lingüístico, ya que el sultán pidió la construcción de alminares dorados, pero los arquitectos confundieron la palabra turca altın (dorado) con la palabra altı (seis).

Este error constituyó un gran problema de imagen para el sultán, ya que muchos creyentes lo consideraron un gesto de prepotencia ya que en ese momento la única mezquita con 6 minaretes era la Gran Mezquita de la Meca; ante las criticas el líder otomano resolvió el problema añadiendo un alminar más al sagrado templo de la Kaaba.

Mezquita Azul

Interior de la Mezquita Azul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

No fue la única polémica vinculada a su construcción, ya que no estaba bien visto en la sociedad otomana que sus lideres construyeran grandes edificios públicos sin que estos  estuvieran asociados a los botines de guerra fruto de la expansión otomana; el Sultán Ahmet I no tuvo mucho éxito militar durante su reinado y por eso muchos consideraban que el sultán no era merecedor del honor de construir un gran templo.

Con todo, el Sultán Ahmet hizo caso omiso a las criticas y ordenó al arquitecto Sedefkâr Mehmed Ağa levantar un imponente templo en uno de los lugares más simbólicos de Estambul, ocupando el espacio físico donde en la época bizantina su ubicaba el Gran Palacio de Constantinopla.

mezquita Azul

Entrada de la Mezquita Azul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Sin duda, el empeño de lograr un monumento único, se refleja en el hecho que el sultán emitió un edicto para obligar a que toda la producción de las célebres fabricas de azulejos de Iznik se dedicase en exclusiva a la nueva mezquita; con todo esa ambición provocó una reducción de los estándares de calidad y las últimas series de azulejos, de un total de 20.000, no eran tan espléndidos como los primigenios.

Los azulejos y los ventanales eran claves en esta construcción ya que daban sensación de luminosidad, aligerando con ello la pesadez estética de las 4 majestuosas columnas que sostienen la cúpula central de 43 metros de altura. El domo principal se ve acompañado en su ascensión por varias semicúpulas y en una configuración simétrica que toma inspiración del modelo utilizado en la Mezquita de Sehzade.

Otro de los puntos fuertes del complejo es sin duda su patio, el cual sorprende por sus amplias dimensiones, es de igual tamaño que la mezquita, y por su galería porticada continua que bordea el mismo y da centralidad estética a una hermosa fuente hexagonal.

Mezquita de Sultan Ahmet

Atardecer sobre la Mezquita Azul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La Mezquita Azul, cuya construcción fue terminada en 1617, no alcanza ni las colosales dimensiones de Santa Sofía, ni la riqueza estética de Süleymaniye, pero se pude decir que logra un punto intermedio de magnificencia entre las dos, siendo por ello considerado como uno de los monumentos más hermosos de la arquitectura otomana.

El Sultán Ahmet I, cuyos restos descansan en un mausoleo cercano a la mezquita, no ha pasado a la historia otomana por sus grandes conquistas, pero será siempre recordado por haber sido el impulsor de esta gran mezquita, un templo que hoy da un nombre al barrio más famoso de Estambul y que es en la actualidad una de esas visitas ineludibles para aquel que quiera conocer la esencia de esta milenaria ciudad.

La mezquita azul,los minaretes de Estambul
Actualizado el 11 diciembre,2018.
Publicado por

Anuncios

El reciente éxito de la serie turca Muhteşem Yüzyıl, basada en la vida del Sultán Suleimán, ha disparado el interés del gran público por conocer los personajes reales que inspiraron la novela; uno de las figuras que despierta más pasión es la de Rüstem Paşa, Gran Visir y yerno del Sultán Suleimán, cuya tumba se encuentra situada en el patio de la Mezquita de Şehzade en Estambul.

Hay que decir que la fama es merecida ya que Rüstem Paşa fue una de las figuras claves para entender los años de gobierno del Sultán Suleimán, ya que ejerció gran influencia en decisiones que condicionarían para siempre el devenir del Imperio Otomano.

Rüstem Paşa

Tumba de Rüstem Paşa en el patio de la mezquita de Şehzade  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Su talento innato, así como su carácter razonable y tranquilo, lo convirtieron en uno de las personas de mayor confianza del sultán, aunque será su buena sintonía con Hürrem, esposa de Suleimán, la clave en su progreso social en la estructura del palacio, que se plasmaría en su ascenso al puesto de Gran Visir y en su boda con Mihrimah, la hija de Suleimán y Hürrem.

Se dice que estuvo envuelto en gran número de intrigas palaciegas incluyendo las relacionadas con la muerte del príncipe Mustafá y la de Pargalı Ibrahim Paşa, lo que provocó que la opinión pública otomana tuviera una muy mala consideración hacia su persona, aunque es innegable su valía como dirigente.

Durante los años en los que estuvo en las altas esferas, amasó una gran fortuna que dedicó en parte a la construcción de obras públicas o benéficas, entre ellas podemos destacar la espectacular mezquita que lleva su nombre en Eminönü obra del célebre arquitecto Sinan; este templo iba a ser el lugar de eterno descanso de Rüstem Paşa, pero cuando la muerte le sobrevino en 1561, el complejo aun no estaba terminado por eso Suleimán decidió que era mejor que su destino fuese el patio de la Mezquita de Şehzade.

El mausoleo que alberga los restos del Rüstem Paşa, fue construido por el propio Sinan quien diseño un templete octogonal sencillo en su decoración exterior, pero profuso en belleza interior generada por la explosión de detalles de sus azulejos provenientes de las mejores fabricas de Iznik; magnificencia artística que es difícil de apreciar por el visitante ya que el monumento permanece generalmente cerrado al público.

El de Rüstem Paşa es uno de los 5 mausoleos existentes en el complejo de la Mezquita de Şehzade y que albergan los restos de figuras de gran importancia histórica como los hijos de Suleimán los príncipes Mehmet y Cihangir, el que fuera Gran Visir Damat İbrahim Paşa, el hijo de Mehmet III el príncipe Mahmut y la hija del sultán Murat III Hatice sultán.


Tumba de Rüstem Paşa
Actualizado el 21 noviembre,2018.
Publicado por 

La Mezquita Çamlıca es el monumento más ambicioso de la historia reciente de Turquía, un templo de dimensiones colosales que domina el paisaje visual del lado asiático de Estambul y que busca mandar un mensaje al mundo de la grandeza espiritual de Turquía.

En esa búsqueda de visualizarla en el skyline de Estambul, el gobierno turco no solo promovió su construcción en uno de los puntos más elevados de la ciudad, la colina de Çamlıca en Üsküdar, sino que le dotaron de un tamaño y una altura que la convierten en la Mezquita más grande de Estambul.

Çamlıca mosque

Mezquita de Çamlıca  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Símbolo de su grandeza son sus 6 minaretes que parecen querer acariciar el cielo, un honor que en la ciudad solo es compartido por la histórica Mezquita Azul y la más reciente Mezquita verde de Arnavütkoy.

Alminares que crean un marco visual por donde desfilan sus casi 70 cúpulas y semicúpulas que dan soporte físico a un gran domo que supera los 70 metros de altura y los 35 de ancho.

Gran mezquita de Estambul

Fachada de la mezquita de Çamlıca  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El templo esta hecho para poder albergar hasta 37.000 fieles, quienes podrán disfrutar además de un inmenso complejo cultural que alberga varios museos, una biblioteca, un centro de convenciones y un inmenso aparacamiento para 3500 plazas.

Quizás la Gran Mezquita de Çamlıca no sea ciertamente original en su concepción estética y tiende mantener los patrones clásicos de la arquitectura otomana, obviando las innovaciones arquitectónicas aplicadas en otras mezquitas modernas como la de Şakirin o la de la Universidad de Marmara, pero si es cierto que es innovadora en un aspecto ya que es la primera gran mezquita que apuesta por dar mayor visibilidad e importancia a las zonas reservadas para las mujeres; novedad que viene avalada por el hecho de que el templo ha sido levantado bajo la dirección de dos mujeres, las arquitectas Bahar Mızrak y Hayriye Gül Totu, que ganaron en 2012 el concurso internacional convocado para tal efecto y cuyo jurado valoró especialmente la majestuosidad de su propuesta.

Mezquita Estambul

La mezquita es obra de las arquitectas Bahar Mızrak y Hayriye Gül Totu  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La mezquita comenzó a ser construida en 2013 con un presupuesto de 150 millones de liras turcas, y fue oficialmente inaugurada durante la festividad del Ramadán en el año 2016; una apertura ciertamente polémica ya que se produjo cuando la misma aun no estaba ni de lejos acabada, de hecho aun en octubre de 2018 las obras continuaban a pleno rendimiento con el objetivo de ser estrenada al turismo a finales de este año.

Çamlıca Camii

Gran Mezquita de Çamlıca  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Un templo majestuoso que busca atraer principalmente al turismo religioso e internacional, ya que la misma no nació con el objetivo de cubrir la demanda de oratorios en el barrio, sino que busca crear un monumento que perdure en el tiempo y que sirva de símbolo de una era política en el país.

No sabremos si conseguirá dicho impacto y se convertirá en la imagen de Estambul que que admiraran futuras generaciones, pero lo que sin duda perdurará durante mucho tiempo es el título honorífico de ser la mezquita más grande de Estambul, una credencial cargada de prestigio y que habla y mucho de lo grandiosidad de este proyecto.


Çamlıca, la mezquita más grande de Estambul
Actualizado el 16 octubre,2018.
Publicado por