Posts etiquetados ‘Arquitectura Otomana’

Pargalı Ibrahim Paşa es una de las figuras más conocidas de la historia de Turquía, en gran medida a su íntima relación de amistad con el sultán Suleimán, la cual se plasmó claramente en su rápido ascenso social (paso en pocos años de ser esclavo en la corte de Manisa a Gran Visir) y en el hecho de que este le regalase uno de los mejores palacios de Estambul, que actualmente funciona como Museo del Arte turco e islámico, pero que durante la vida de Ibrahim fue uno de los epicentros de poder del Imperio Otomano.

Pargalı Ibrahim Paşa

Palacio de Pargalı Ibrahim Paşa, actual Museo de Arte Turco e Islámico  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Para comprender la importancia del edificio y del gesto del sultán Suleimán, es necesario mencionar varios elementos del mismo, en primer lugar no solo estaba localizado en una de las mejores ubicaciones de Estambul, en una de las esquinas del otrora prestigioso Hipódromo Bizantino, sino que se dice que en su momento fue mayor que el propio Palacio de Topkapı. Además de que su edificio estaba revestido de piedra y ladrillo en vez de madera como la mayoría de los edificios vecinos.

El palacio de Ibrahim Paşa (İbrahim Paşa Sarayı en turco) era de tal importancia que en él se celebraban algunos de los eventos sociales más importantes de Estambul, como bodas e circuncisiones de personalidades ilustres. También por su simbolismo fue objeto de ataques, así se vio fuertemente afectado por una revuelta capitaneada por miembros de los jenízaros en el año 1525.

Ibrahim Paşa atesoró grandes riquezas en su palacio fruto de su trabajo como Gran Visir, pero su poder levantó envidias y su fuerte rivalidad con Hürrem y la presunta apropiación de títulos, que corresponderían a Suleimán, durante la campaña contra el Imperio Safávida, provocaron que este fuese ejecutado en su palacio en el año 1536.

Tras su muerte, el complejo palaciego fue destinado a múltiples usos, así sirvió como residencia de otros visires, embajada, cuartel militar, sede de la banda otomana, hospital, fabrica textil e incluso como prisión.

Pargalı İbrahim Paşa

Foto de 1865 donde se observa al fondo el Palacio de Pargalı İbrahim Paşa

Los usos posteriores fueron progresivamente alterando el edificio original, que contaba incluso con 4 patios interiores; una de las principales alteraciones ocurrió en 1910 con la construcción de la sede del registro y catastro otomano, aunque anteriormente muchos de los terrenos habían sido ya destinados a la construcción de viviendas o para usos administrativos o militares del Imperio Otomano.

La labor divulgadora del arquitecto Sedat Çetintaş en los años 30 del siglo pasado, permitió salvar el complejo de su demolición total por la construcción de una nueva corte judicial; aunque durante estos años se perdieron importantes elementos como el Harem, se consiguió preservar partes importantes del edificio que serían tiempo más tarde cedidas para instalar en las mismas el Museo de Arte turco e islámico.

Este museo, fue fundado en 1914 con el fin de preservar el saqueo de las obras de arte islámica turcas, en riesgo por el colapso del Imperio Otomano. Inicialmente se instaló en uno de los edificios del complejo de la Mezquita de Suleimán, pero se movería definitivamente al palacio de Ibrahim Paşa en 1984, siendo nuevamente reformado en 2014 en coincidencia con el centenario de la fundación del museo.

Ibrahim Pasha palacio

Museo de arte turco e islámico  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El palacio muestra un aire más otomano, aparentemente más cercano a como lucía en los tiempos de Pargalı Ibrahim Paşa. El interior, ha sido totalmente renovado, permitiendo que las casi 40.000 joyas del arte turco e islámico, de todos los períodos y épocas, luzcan mejor que nunca.

Un museo del que seguro disfrutaría enormemente Ibrahim Paşa, cuya recuerdo sigue aun estando muy vivo en la memoria colectiva del país y que cuyo monumental palacio es recuerdo vivo de su grandeza.

El Palacio de Pargalı Ibrahim Paşa
Actualizado el 22 enero,2018.
Publicado por

Anuncios

Esta hermosa y estilosa mezquita estambulí, es una de las visiones más reconfortantes cuando uno realiza un viaje en barco por el Bósforo, ya que su posición privilegiada a pie de mar y su unión visual con el cercano Palacio de Dolmabahçe crean una estampa de recuerdo imborrable.

La Mezquita de Dolmabahçe (Dolmabahçe Camii o Bezm-î Âlem Valide Sultan camii en turco) fue auspiciada por Bezm-i Alem Valide Sultan, madre del sultán Abdülmecid, quien encargo el proyecto al arquitecto al famoso arquitecto de origen armenio Garabet Amira Balyan, autor de diseños de importante calado como el Liceo militar de Kuleli o la Mezquita de Ortaköy.

Mezquita Dolmabahçe Estambul

Mezquita Dolmabahçe desde el Bósforo  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Bezm-i Alem Valide Sultan nunca pudo ver su deseada obra terminada, ya que fallecería tiempo antes de su inauguración en 1855, pero su anhelo regaló a los ciudadanos de Estambul una obra maestra de la arquitectura otomana del siglo XIX donde el barroco deslumbra especialmente en el diseño circular de sus ventanas.

Sus dos alminares, nutren de versos sonoros el entorno durante la oración islámica, ruido que ocasionalmente se entremezcla con los gritos de los aficionados del Beşiktaş, cuyo club de fútbol tiene su sede en las inmediaciones, y con las palabras de admiración de los miles de turistas que desde el mar fotografían monumento, cuyo hermoso reflejo por momentos parece fusionarse con el mar de Estambul

Mezquita de Dolmabahçe

La Mezquita con el Palacio de Dolmabahçe al fondo  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Dolmabahçe, la mezquita que se fusiona con el mar
Actualizado el 11 julio,2017.
Publicado por 

El conjunto de casas en hilera de Akaretler (Akaretler Sıra Evleri en turco) fueron construidas en 1875 por el arquitecto Sarkis Balyan por orden del sultán Abdülaziz I, con el fin de alojar a los funcionarios del cercano Palacio de Dolmabahçe.

Hotel W Estambul

Casas en hilera de Akaretler  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El uso residencial, con bajos comerciales, se mantuvo tras la caída del Imperio Otomano siendo gestionado a partir de este momento por la Dirección General de Fundaciones, de hecho la madre de Atatürk, Zübeyde Hanım, residió un tiempo en el número 76.

A finales del siglo XX, el complejo, que se adapta en su configuración a la fuerte pendiente de la calle que comunica Maçka con Beşiktaş, fue utilizado como sede de un partido político y así como una facultad de bellas artes. En 2005 todo el complejo fue adquirido por las empresas Bilgili Holding y Akaretler Turizm Yatirimlari A.S, que procedieron a la renovación completa del espacio que tras su reinauguración en 2008 incluye 56 viviendas de distintos tamaños, 34 tiendas y el prestigioso Hotel W Istanbul.

Actualmente toda el área conforma una de las zonas de moda Estambul, con numerosos bares, restaurantes, boutiques, librerías y galerías de arte, en un ambiente que respira lujo y diseño, pero también abierto a la cultura y al arte; un espacio moderno ideal para aquellos que quieran conocer otra cara de la ciudad.

Akaretler, una de las manzanas más lujosas de Estambul
Actualizado el 23 mayo,2017.
Publicado por