Archivos de la categoría ‘Katip Muslahittin’

Vivir casi al lado de uno de los monumentos más famosos de Estambul, el Museo de Chora, no ha supuesto un importante trasiego de turistas hacía la iglesia de Pammakaristos pese a que su colección de mosaicos bizantinos son equivalentes en antigüedad y belleza; quizás sea su localización en uno de los barrios más conservadores de Estambul (Çarsamba) lo que ha provocado que el turista clásico la ignore, con todo si uno ha visitado la iglesia de Chora y ha disfrutado del arte bizantino no esta de más desviarse 10 minutos y acercarse a esta pequeña pero a la vez bella iglesia-mezquita.

Pammakaristos Estambul

Exterior de la iglesia de Pammakaristos Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Pammakaristos toma forma y altura tras la caída del Imperio latino de Constantinopla en 1261; la vuelta a la ortodoxia bizantina provoca la reconstrucción de muchas iglesias y así de las ruinas de otra previa surge el Templo de Theotokos Pamakaristos construido entre los años 1292 y 1294 por Miguel Ducas Tarchaneiotes, sobrino del emperador Miguel Paleologo VIII. Un edificio que la esposa de Miguel Ducas, María, ampliaría con una capilla lateral o paraclesion que hoy en día conforma el núcleo principal del museo y que contenía las tumbas de sus mentores.

Pese a la caída de Constantinopla y la llegada de los otomanos, la iglesia continuó durante largo tiempo celebrando culto cristiano entre sus paredes, de hecho acogió desde 1455 a 1586 el patriarcado ortodoxo hasta que este se trasladó definitivamente a su actual sede en el barrio de Fener.

paraclesion de Pammakaristos

Los mosaicos bizantinos lucen en el techo del paraclesion de la iglesia de Pammakaristos Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Desprovisto del amparo espiritual del patriarca, llamó la atención del sultán Murat III el cual quiso celebrar sus victorias bélicas en Georgia y Azerbayán reconvirtiendo la iglesia en una mezquita, que en 1592 pasó a denominarse Mezquita de Fethiye.

El nuevo templo musulmán alteró la distribución interior y destruyó la belleza original que atesoraba la iglesia sin aportar elementos arquitectónicos de interés, con suerte el paraclesión fue salvado y restaurado a mediados del siglo XX por el Byzantine Institute of America y el centro de estudios bizantinos de Dumbarton Oaks

La visita al museo (inaugurado en 2006) puede parecer corta, ya que el espacio a descubrir es pequeño y se reduce a los jardines exteriores y al paraclesión, pero una vez dentro la concentración de mosaicos solo puede ser considerada como espléndida; puzzles de diseño espiritual que reflejan a Jesús y a diferentes referentes cristianos como la Virgen María, San Juan Bautista o el mismo San Gregorio. 

Quizás lo más sorprendente y valioso de este espacio es ver como estas piezas del arte bizantino tardío dominan la vertical hasta un punto que su admiración puede provocarnos cierto dolor de cuello, aflicción temporal que se compensa con el disfrute de los que son algunos de los mosaicos bizantinos mejor conservados de Estambul solo superados en talento por los mostrados en las paredes de Chora y Santa Sofía.

Pammakaristos Estambul

Mosaicos bizantinos en la iglesia de Pammakaristos Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La visita se puede complementar acercándonos a la mezquita adyacente que exteriormente no está excesivamente alterada y aún guarda la belleza de ese juego de cúpulas único de la arquitectura preotomana.

Su interior muestra un enfoque islámico sin elementos sobresalientes y con una decoración hasta cierto punto desordenada  que la hace diferente a otras mezquitas de Estambul.

Pammakaristos es reflejo de la grandeza visual y arquitectónica del periodo bizantino, un monumento pequeño pero cuyos detalles son grandes en historia y valor, un resumen del intenso rico pasado de la ciudad de Estambul.

Fethiye camii

Mezquita de Fethiye  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Nota 1: Las mujeres suelen estar muy limitadas en su acceso a la mezquita dado el celo del personal que se nutre del intenso conservadurismo que invade el barrio.

Nota 2: Para ver la localización de la iglesia de Pammakaristos pinchar aquí

Pammakaristos, la otra joya bizantina de Estambul
Actualizado el 15 diciembre,2016.
Publicado por

Anuncios

Muchos la buscan, pero el rojizo Colegio griego de Fener oculta su sencillo perfil, sombra monumental que no puede esconder la importancia histórica de Santa María de los Mongoles porque esta pequeña iglesia no es un templo cualquiera, hablamos de un verdadero ejemplo de supervivencia, la auténtica decana de las iglesias de Estambul y la única que ha permanecido en activo desde el Imperio Bizantino.

Santa María de los Mongoles

Retablo de la iglesia de Santa María de los Mongoles  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Esta parroquia ortodoxa está presente en el paisaje de Estambul desde el año 1261, fecha coincidente en el tiempo con el fin del Imperio Latino, aunque con anterioridad el terreno ya había sido ocupado por un monasterio. Aunque fue auspiciada por Isaac Dukas, el monumento acabaría vinculada para siempre a María Paleólogina, hija ilegitima del emperador Miguel VIII Paleólogo cuyo matrimonio con el Kan mongól Abaqa formó parte de la compleja política de pactos bizantinos; tras el asesinato de su esposo, huyó a Constantinopla donde se convirtió en monja fundando un convento anexo al templo. La popularidad de María hizo que la iglesia quedase adscrita nominalmente a su figura pasándose a denominar desde aquella como Santa María de los Mongoles (Panayia Muhliotissa o Moğolların Azize Meryem Kilisesi en turco).

Santa María de los Mongoles

Exterior de la iglesia de Santa María de los Mongoles  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La sorprendente historia de esta heroína cristiana se adapta perfectamente al carácter innato de resistencia del templo, de hecho, en turco es conocida también con el nombre de Kanlı Kilise (La iglesia sangrienta en español) ya que durante la conquista otomana de Constantinopla, los bizantinos se atrincheraron en sus cercanías defendiendo su posición hasta la muerte. Baluarte de fe que sería sin embargo salvado por Atik Sinan, arquitecto griego converso y autor intelectual de la Mezquita de Fatih, quien medió ante el sultán para impedir su destrucción; la leyenda dice que el líder otomano la donó a la madre de Atik, salvación plasmada en un documento que fue refrendado años más tarde por el sultán Bayezit II y que aun se preserva en el interior de la iglesia.

Santa María de los Mongoles

Interior de la iglesia de Santa María de los Mongoles; en la pared se observan los documentos firmados por Mehmet II y Bayezit II que plasman la propiedad legítima de la iglesia por parte de la comunidad ortodoxa  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Desafortunadamente, los habituales incendios que solían arrasar esta parte del Cuerno de Oro se llevaron consigo gran parte del encanto medieval de la iglesia y así como su original estructura tetragonal. Con todo si conseguimos acceder a la misma, normalmente la iglesia permanece cerrada al público, aun podremos disfrutar de algunos de los retablos más antiguos y singulares de Estambul. Pinturas de santos y vírgenes que se distribuyen de una forma desordenada sobre las paredes mientras piden a gritos una restauración que les devuelva brillo y color.

El interior es oscuro y caótico en su decoración, con una división interior que da una sensación rara al conjunto que dista mucho en su distribución y altura a lo observable en otras iglesias de la ciudad; una singularidad arquitectónica que junto a su historia la convierten en una joya digna de visita, porque Santa María de los Mongoles quizás no sea el templo cristiano más bello pero si puede presumir de ser el mejor ejemplo del devenir cronológico de toda una ciudad.

Iglesias Estambul

Retablos ortodoxos en el interior de la iglesia  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño


La iglesia en activo más antigua de Estambul
Actualizado el 25 mayo,2016.
Publicado por

Abdülmecid

Tumba de Abdülmecid I, sultán otomano que gobernó el Imperio Otomano a mediados del siglo XIX  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El Sultán Abdülmecid o Abdülmecit I dirigió el Imperio Otomano desde el año 1839 hasta 1861 sucediendo en el trono a Mahmut II. A lo largo de su gobierno se construyó el Palacio de Dolmabahçe y se inició un período de cambios conocido como Tanzimat, durante el cual se produjo reformas de importante calado en el campo de la justicia, las finanzas, la administración y el ejército.

La tumba del sultán (Abdülmecid Türbesi en turco) está situada en el patio de la Mezquita de Selim, en un mausoleo octagonal pobre en lo que se refiere a su decoración exterior y que suele pasar desapercibido por la mayoría de los visitantes. El cuerpo del sultán yace junto al de los príncipes Mehmet Abdüssamet, Osman Seyfettin y Burhanettin.

Tumba del Sultán Abdülmecid I
Actualizado el 8 julio,2016.
Publicado por