Archivos de la categoría ‘Fatih’

La Mezquita de Nuruosmaniye es uno de los templos más hermosos de Estambul, categoría alcanzada gran parte por sus numerosas y logradas vidrieras que embellecen su interior a través de una soberbia y bien lograda luminosidad.

Nuruosmaniye, que en turco significa la luz de Osman, es uno de los templos islámicos más visibles y visitados del casco histórico de la ciudad, dado que goza de una ubicación única aledaña al Gran Bazar y a la Columna de Constantino.

Mezquita Nuruosmaniye

Mezquita de Nuruosmaniye   Foto: Miguel Angel Otero Soliño

Fue diseñada por los arquitectos Mustafa AğaSimon Kalfa e inaugurada en 1755 por el sultán Osman III, aunque la misma fue comisionada por Mahmut I en 1748, siendo considerada como una de las obras culmen del barroco otomano.

Nuruosmaniye sorprende por su aprovechamiento del espacio, de hecho ni siquiera cuenta con una tradicional fuente central para las abluciones, pero en altura el templo exhibe porte y su cúpula se eleva hasta los 42 metros de altura, en una competición por alcanzar el cielo en la que se ve acompañado de 2 esplendidos alminares que suben hasta los 60 metros.

Mezquita de Nuruosmaniye

Fachada de la mezquita de Nuruosmaniye  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Su interior es sublime, con una luz que tras atravesar los ventanales se enriquece de colores creando un interior intimo que estalla en emociones durante la oración, ya que Nuruosmaniye es uno de los epicentros de la Llamada a la oración, un lugar donde la polifonía coral de todo el entorno se concentra emocionando a creyentes o ateos.

Además, Nuruosmaniye no solo constituye solo una mezquita, sino en el pasado configuraba un complejo más grande o Külliye, donde se ubicaba una madrasa, clases y alojamientos para los alumnos, así como uno de las mejores bibliotecas de la ciudad que sigue existiendo guardando documentos personales de los sultanes Mahmut I y Osman III.

La mezquita de Nuruosmaniye es una de las luces que hacen soñar a los viajeros, un templo para soñadores, luz y arte para enamorarse para siempre de Estambul.

Nuruosmaniye, la mezquita de la luz
Actualizado el 27 abril,2017.
Publicado por

El Museo de Chora es uno de los lugares más visitados de Estambul, pero muchos desconocen que colindante a este famoso museo se encuentra la Sinagoga de İştipol, un recuerdo vivo de la vibrante comunidad judía de Balat y uno de los escasos templos de madera que sobreviven en Turquía.

Sinagoga de İştipol Estambul

Estrella de David en la fachada de la Sinagoga de İştipol  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Fundada por judíos sefardíes procedentes de Macedonia

La expulsión de los judíos de España llevó a pequeñas comunidades sefardíes a instalarse, a mediados del siglo XIV, en el territorio de la actual república ex yugoslava de Macedonia, siendo uno de los lugares elegidos la ciudad de Štip (İştip en turco).

La comunidad judía de Štip prosperó hasta que la conquista otomana de la ciudad cambió los roles políticos y religiosos en todo el territorio, generando una nueva perspectiva social que llevó a algunos judíos a emigrar de nuevo con destino esta vez a Estambul.  Hay que resaltar que los gobernadores turcos fueron relativamente tolerantes con los judíos, de hecho los sultanes promovieron que los mismos se instalasen en ciertos barrios de la capital otomana; esta tolerancia religiosa viene motivada por dos factores, por un lado por la valorada maestría profesional de los judíos y por otro para diluir la concentración de cristianos ortodoxos en ciertas de áreas de la ciudad (también se usaron a los armenios con el mismo objetivo), ya que su alto número podía suponer un peligro de revuelta.

Uno de los barrios destinatarios de esta emigración judía fue Balat, ubicado en el actual distrito de Fatih, y que aun a día de hoy preserva una de las mayores concentraciones de sinagogas activas de Estambul, como es el caso de los templos de Ahrida o Yambol.

Los judíos de Štip promovieron en Balat la construcción de una pequeña sinagoga que recibiría de forma popular el nombre de Estipolİştipol y que quedó situada al amparo físico de la Mezquita de Kariye, la cual ocupaba el edificio de la antigua iglesia ortodoxa de Chora.

Sinagoga de İştipol

La de İştipol es uno de las pocas sinagogas de madera que existen en Estambul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Una de las pocas sinagogas de madera de Turquía

La de İştipol (İştipol sinagogu en turco) es una de las sinagogas más antiguas de Estambul, de hecho se tiene constancia documental de su construcción en 1693, pero algunas fuentes incluso hablan de la existencia de una anterior; la misma fue reconstruida en 1898 tras ser arrasada por un gran incendio que asoló el barrio en 1896.

Pese a ser una sinagoga pequeña y de decoración interior sencilla, reducida a los elementos esenciales de la liturgia judía, tiene gran valor arquitectónico al ser uno de los pocos templos turcos hechos en madera que han conseguido sobrevivir al paso de los años, motivo por el que está protegida desde el año 1987.

Exteriormente la sinagoga es solo visible en su parte posterior, ya que su fachada principal está tapada por un muro, de ahí que pase inadvertida, aunque uno la puede visibilizar parcialmente si sube a las escaleras de un bloque de viviendas de estética otomana situada justo en frente; este último edificio, pese a su mal estado de conservación, es también digno de ver al ser uno de las pocas construcciones históricas de madera que sobreviven en la zona, junto al conjunto de casas situadas en la cercana calle Kariye Bostanı.

Pese a la protección, esta sinagoga otomana ha sufrido graves problemas de conservación, iniciados con la emigración de judíos o bien a Israel o a distritos más modernos de la ciudad, hecho que despobló Balat de hebreos y conllevó el cierre al culto de la sinagoga en 1951, permaneciendo durante décadas en estado de semi-abandono y solo sobreviviendo de su ruina total por la labor desinteresada de ciertos miembros de la comunidad.

Sinagoga de Istipol

Miembros de la comunidad judía rezando en el interior de la sinagoga de Istipol http://www.turkyahudileri.com

Reabierta al culto en 2016 

Tras reformas menores, el 8 de enero de 2016 la sinagoga fue reabierta al culto con una ceremonia sencilla que atrajo a decenas de miembros de la comunidad judía de Estambul, entre ellos la del gran Rabino de Turquía Isaac Haleva.

Pese a todo, no se prevé que la sinagoga abra de forma regular, la misma aun carece de corriente eléctrica, quedando su uso reducido a eventos y festividades judías; con todo no esta de más acercarse a la sinagoga tras realizar visitar el Museo de Chora, porque quizás tengamos suerte y podamos disfrutar de este recuerdo en madera de la aportación judía a la ciudad de Estambul.


İştipol, la sinagoga de madera de Estambul
Actualizado el 28 marzo,2017.
Publicado por

Vivir casi al lado de uno de los monumentos más famosos de Estambul, el Museo de Chora, no ha supuesto un importante trasiego de turistas hacía la iglesia de Pammakaristos pese a que su colección de mosaicos bizantinos son equivalentes en antigüedad y belleza; quizás sea su localización en uno de los barrios más conservadores de Estambul (Çarsamba) lo que ha provocado que el turista clásico la ignore, con todo si uno ha visitado la iglesia de Chora y ha disfrutado del arte bizantino no esta de más desviarse 10 minutos y acercarse a esta pequeña pero a la vez bella iglesia-mezquita.

Pammakaristos

Exterior de la iglesia de Pammakaristos  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Pammakaristos toma forma y altura tras la caída del Imperio latino de Constantinopla en 1261; la vuelta a la ortodoxia bizantina provoca la reconstrucción de muchas iglesias y así de las ruinas de otra previa surge el Templo de Theotokos Pamakaristos construido entre los años 1292 y 1294 por Miguel Ducas Tarchaneiotes, sobrino del emperador Miguel Paleologo VIII. Un edificio que la esposa de Miguel Ducas, María, ampliaría con una capilla lateral o paraclesion que hoy en día conforma el núcleo principal del museo y que contenía las tumbas de sus mentores.

Pese a la caída de Constantinopla y la llegada de los otomanos, la iglesia continuó durante largo tiempo celebrando culto cristiano entre sus paredes, de hecho acogió desde 1455 a 1586 el patriarcado ortodoxo hasta que este se trasladó definitivamente a su actual sede en el barrio de Fener.

paraclesion de Pammakaristos

Los mosaicos bizantinos lucen en el techo del paraclesion de la iglesia de Pammakaristos  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Desprovisto del amparo espiritual del patriarca, llamó la atención del sultán Murat III el cual quiso celebrar sus victorias bélicas en Georgia y Azerbayán reconvirtiendo la iglesia en una mezquita, que en 1592 pasó a denominarse Mezquita de Fethiye.

El nuevo templo musulmán alteró la distribución interior y destruyó la belleza original que atesoraba la iglesia sin aportar elementos arquitectónicos de interés, con suerte el paraclesión fue salvado y restaurado a mediados del siglo XX por el Byzantine Institute of America y el centro de estudios bizantinos de Dumbarton Oaks

La visita al museo (inaugurado en 2006) puede parecer corta, ya que el espacio a descubrir es pequeño y se reduce a los jardines exteriores y al paraclesión, pero una vez dentro la concentración de mosaicos solo puede ser considerada como espléndida; puzzles de diseño espiritual que reflejan a Jesús y a diferentes referentes cristianos como la Virgen María, San Juan Bautista o el mismo San Gregorio. 

Quizás lo más sorprendente y valioso de este espacio es ver como estas piezas del arte bizantino tardío dominan la vertical hasta un punto que su admiración puede provocarnos cierto dolor de cuello, aflicción temporal que se compensa con el disfrute de los que son algunos de los mosaicos bizantinos mejor conservados de Estambul solo superados en talento por los mostrados en las paredes de Chora y Santa Sofía.

Pammakaristos Estambul

Mosaicos bizantinos en la iglesia de Pammakaristos  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La visita se puede complementar acercándonos a la mezquita adyacente que exteriormente no está excesivamente alterada y aún guarda la belleza de ese juego de cúpulas único de la arquitectura preotomana.

Su interior muestra un enfoque islámico sin elementos sobresalientes y con una decoración hasta cierto punto desordenada  que la hace diferente a otras mezquitas de Estambul.

Pammakaristos es reflejo de la grandeza visual y arquitectónica del periodo bizantino, un monumento pequeño pero cuyos detalles son grandes en historia y valor, un resumen del intenso rico pasado de la ciudad de Estambul.

Fethiye camii

Mezquita de Fethiye  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Nota 1: Las mujeres suelen estar muy limitadas en su acceso a la mezquita dado el celo del personal que se nutre del intenso conservadurismo que invade el barrio.

Nota 2: Para ver la localización de la iglesia de Pammakaristos pinchar aquí

Pammakaristos, la otra joya bizantina de Estambul
Actualizado el 15 diciembre,2016.
Publicado por