Archivos de la categoría ‘Bakırköy’

En 1914 se rodó la que está considerada como la primera película de la historia de Turquía, curiosamente la misma no trataba de un relato feliz, sino que versaba de uno de los sucesos más tristes en lo que se refiere al patrimonio arquitectónico de Estambul, la destrucción del Monumento Ruso de San Estefano (Ayastefanos Rus Abidesi en turco).

San Estefano Estambul

Monumento ruso a San Estefano

Este hermoso monumento, fue construido a finales del siglo XIX con el fin de conmemorar los muertos en la Guerra Ruso-Otomana que tuvo lugar entre 1877 y 1878; dicha guerra supuso una gran derrota para el Imperio Otomano, que tuvo que claudicar y firmar la paz en el conocido como Tratado de San Estefano. El acuerdo fue firmado en la antigua localidad costera de San Estefano (Ayaestafanos en turco), que actualmente se encuentra integrada en el cinturón urbano de Estambul y que cambió su denominación en 1926 pasando a ser conocida por el nombre de Yesilköy.

San Estefano Estambul

Capilla existente en el interior del monumento

Entre las condiciones del tratado se incluía la construcción de un monumento-santuario que homenajease a los fallecidos de la guerra (se estima que murieron unos 5000 soldados rusos) y que a la par permitiese agrupar los restos de los soldados que yacían dispersos en varios cementerios de la zona. Además, el Imperio Ruso quería que este monumento fuese construido en el lugar que marcaba el ímite que habían alcanzado las tropas rusas durante la guerra.

Ayastefanos

Destrucción del monumento ruso a San Estafano

Fue diseñado por el arquitecto ruso Bozarov y el edificio consistía en una estructura configurada en diferentes plataformas de estilo neobizantino y que crecían en altura a modo piramidal.

Su interior albergaba una capilla donde se incluía una lista con todos los nombres de los soldados rusos fallecidos y que fue pintada por varios pintores de la corte rusa, comisionados ex-profeso por el propio Zar Nicolas I. El monumento estaba coronado con una torre campanario de estilo neo-eslavo donde sobresalía una cúpula con forma de cebolla, propia de la arquitectura religiosa rusa.

El monumento no fue nunca del agrado del gobierno turco, de ahí que al inicio de la I Guerra Mundial y como consecuencia de la vuelta a las hostilidades entre los 2 países, se ordenase destruir el monumento, siendo dinamitado el 14 de noviembre de 1914.

Ayastefanos Rus Abidesi

Imagen del monumento tras su destrucción

El derribo tenía un claro fin propagandístico y nacionalista, de ahí que se solicitase al director de fotografía Fuat Uzkınay que grabase un documental del proceso de destrucción del edificio; dicho corto está considerado como el primer film de la historia de Turquía, aunque desgraciadamente no se guarda ninguna copia de dicha cinta.

En 2016, el gobierno turco anunció un acuerdo con Rusia para la reconstrucción conjunta de antiguos monumentos otomanos y rusos, entre ellos se encuentra el Monumento de San Estefano, aunque por ahora el proyecto no ha avanzado sustancialmente y permanece paralizado.

El desaparecido Monumento ruso de San Estefano en Estambul
Actualizado el 17 abril,2018.
Publicado por 

Anuncios

La Mezquita Nueva de Florya (Florya Yeni camii en turco) es un hermoso templo ubicado en el barrio de Florya (Bakırköy), muy cerca del aeropuerto de Atatürk, siendo uno de los mejores ejemplos de la arquitectura religiosa de Estambul de finales del siglo XX.

Mezquita Nueva de Florya

Exterior de la mezquita nueva de Florya  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Al estar ciertamente alejada del centro histórico de Estambul, es desconocida tanto por los turistas como por los propios turcos y eso pese a que su decoración interna, pese a regirse por cánones clásicos, es de las más logradas dentro del conjunto de mezquitas levantadas durante el siglo XX.

Mezquita Nueva de Florya

Interior de la mezquita  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La obra, dirigida por los arquitectos Fazıl Konuksever y Muhittin Öz, fue terminada en 1997 y se caracteriza por sus dos imponentes alminares que resguardan a una única cúpula elevada de diseño con clara inspiración otomana.

Su interior es detallista y acogedor, con una temperatura y una iluminación agradable, que entremezcla la luz natural, que accede al recinto a través de un gran numero de ventanales, con la artificial caída desde unas lamparas que asemejan a medusas flotando en el mar de espacio creado por esta amplia mezquita que puede albergar hasta 1500 fieles en oración.

Cúpula de la Mezquita

Cúpula de la Mezquita Nueva de Florya  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Exteriormente se ve rodeada de una relativamente extensa zona ajardinada, que embellece el entorno y que compensa el impacto visual de una carretera cercana de alta densidad de tráfico, cuyo asfalto y ruido no consigue borrar el encanto de esta singular obra divina.

Fuente de abluciones

Fuente de abluciones de la mezquita  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Mezquita nueva de Florya
Actualizado el 28 junio,2016.
Publicado por

Durante siglos la extensión costera que iba desde la playa de Florya hasta la cercana localidad de Ayastefanos (Yeşilköy en la actualidad) constituía uno de los entornos más idílicos de Estambul con decenas de casas nobles que se entremezclaban con bosques y pequeños poblados de pescadores; un relajado paisaje marítimo que serviría de refugio a Kemal Atatürk, quien decidió pasar allí los últimos veranos de su vida, en una residencia de estilo Bauhaus conocida como la Mansión marina de Florya Atatürk.

Mansión Bauhaus Estambul

La mansión de Atatürk en Florya es uno de los principales ejemplos de la arquitectura Bauhaus en Turquía  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

En el año 1935 la frágil salud del célebre presidente y fundador de la república turca era vox populi y preocupados por la misma la municipalidad de Estambul decidió intentar ayudarle y promovió un concurso público para construirle una mansión veraniega donde pudiese descansar durante el verano; el ganador fue el arquitecto Seyfi Arkan quién diseñaría una casa flotante fiel a las lineas clásicas de la escuela de Bauhaus.

Inaugurada el 14 de agosto de 1935, la mansión tuvo una corta vida como centro vacacional del presidente ya que el mismo fallecería 3 años después, con todo durante el período que estuvo en activo fue disfrutado ampliamente por Atatürk quién dejó allí innumerables y entrañables fotos de baños y paseos en barca. Tras su muerte, el edificio siguió siendo utilizado como casa de verano por otros presidentes turcos hasta que en 1993 esta hermosa hermosa obra arquitectónica fue restaurada y reconvertida en museo.

Atatürk Florya

La mansión sirvió como residencia de verano durante los últimos años de vida de Atatürk  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Actualmente el centro expositivo, conocido como Florya Atatürk Deniz Köşkü, es principalmente visitado por escolares o colectivos interesados en la figura de Atatürk, ya que se encuentra ciertamente distante de los principales centros turísticos de la ciudad. Además, pese a su belleza icónica, no es un museo especialmente popular entre los turcos, ya que no esta bien conectado con el sistema de transporte de la ciudad y parte del frente litoral de Florya no es accesible visualmente al público al estar este en manos privadas o integrado en terrenos gubernamentales; de hecho uno fácilmente puede pasar por delante y no darse cuenta de su existencia.

Para visitar el museo deberemos hablar primero con el policía de la entrada del recinto, el cual es ciertamente celoso de los visitantes ya que algunos miembros del parlamento turco siguen disfrutando allí de sus vacaciones de verano. Una vez resuelto el tema policial, un guía nos llevará a conocer la mansión la cual sorprende rápidamente al espectador ya que la misma se integra magistralmente en el paisaje marítimo.

Mansión Estambul

Una de las habitaciones de la mansión  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La residencia desprende aroma Bauhaus en cada detalle, un regalo visual al que se accede através de una pasarela, que partiendo desde la playa recorre 90 metros sobre las aguas hasta alcanzar el edificio cuya geometría recuerda a la de un navío.

Un monumento único, sostenido por cientos de columnas de acero, que en su interior protege a un pequeño número de salas y habitaciones, luminosas y austeras en su contenido y que crean un espacio singular donde se exhiben muchas fotos y objetos pertenecientes a Atatürk.

Un espacio desconocido por la mayoría pero sorprendentemente bello, puro reflejo de la riqueza de espacios y atractivos turísticos que atesora la inabarcable ciudad de Estambul.

Mansión Atatürk

La mansión, aunque austera, guarda innumerables salas de indiscutible encanto  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño


La mansión Bauhaus de Atatürk
Actualizado el 20 enero,2016.
Publicado por