Archivos de la categoría ‘Paisajes Costeros’

El Bósforo en su estrechez innata regala paisajes que incluso los más prestigiosos pintores se ven incapaces de retratar en su pura esencia, porque esta pinacoteca de Estambul le falta el tacto de la sal, el sonido de las gaviotas o el palpito del viento con aroma a café turco, ya que uno puede descubrir sus secretos desde tierra, pero de la antigua Constantinopla uno se enamora desde el mar.

Esa liquido elemento que divide a Estambul en dos continentes, es cruzado a diario por cientos de ferris que son un retrato diario de la atareada vida de los estambulís. Paseos que duran apenas minutos pero que dan hermosas postales a los ojos que mutan a diario, porque no es lo mismo el retrato de la ciudad con la lluvia en otoño que durante un atardecer en verano.

Los ferris surcan las aguas de Estambul desde el siglo XIX y hasta 1973 (momento en que se inauguró primer puente sobre el Bósforo) fueron la única alternativa viable para comunicarse con la península de Anatolia y aunque ya no se mueven por la fuerza del vapor como en el pasado, los turcos los siguen denominando “Vapur” como claro ejemplo del impacto que los mismos tuvieron en la vida diaria de esta multicultural urbe.

Ferries Estambul

Los ferries que cruzan el Bósforo son parte del encanto de la ciudad de Estambul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Es tal la huella que genera en el alma de Estambul que son muchos las personas que los relacionan con algunos de sus mejores momentos de la infancia, porque antaño los niños aprendían todos sus nombres o los miraban embelesados desde las ventanas, como bien relata el premio Nobel turco Orhan Pamuk un su famoso libro “Estambul ciudad y recuerdos”.

Pequeños microcosmos de destinos variables, donde los camareros ofrecen salep en invierno y refrescos en verano, y en donde a veces el perfil de su panorama lo marca la mezquita de Suleimán o en otros la torre de Gálata, porque hay monumentos de Estambul que solo se entienden desde el mar, sino que se lo pregunten al Palacio de Dolmabahçe.

Estambul habrá construido nuevos puentes o modernos metros subterráneos, pero los turcos siempre preferirán ese pequeño y relajante descanso que supone navegar por el Bósforo o por el Mármara, una sensación que une a todos los habitantes o visitantes de esta milenaria ciudad.


El innegable encanto de los ferris de Estambul
Actualizado el 26 octubre,2017.
Publicado por

Anuncios

En los últimos años el gobierno turco ha invertido una fuerte cantidad de dinero en reforzar las infraestructuras viarias y de transporte público de la ciudad de Estambul, de ese afán constructivo han nacido y materializado espectaculares proyectos como el de Marmaray, así como otros que se irán ejecutando en los próximos años.

Una de las obras más esperadas por los turcos fue inaugurada este viernes 26 de agosto, hablamos de un nuevo y espectacular puente que cruza el Bósforo en las cercanías del Mar Negro y que ha recibido el nombre de Puente de Yavuz Sultan Selim (Yavuz Sultan Selim Köprüsü en turco).

Yavuz Sultan Selim puente

Inauguración del nuevo puente sobre el Bósforo  Foto: Washington post

Se trata de un puente mixto que se empezó a construir en 2013 y que incluye una autopista de alta capacidad con 8 carriles y 2 carriles para una línea de metro ligero. Con 1,4 kilómetros de largo y 59 metros de ancho, está considerado a día de hoy como el puente colgante más ancho del mundo y el más largo entre los que tienen vías férreas.

La infraestructura, que está integrada en una autovía de 116 kilómetros, liberará de tráfico pesado a Estambul y facilitará la comunicación terrestre entre ambos continentes (ahora limitada a dos puentes congestionados) y conectará con el nuevo aeropuerto y otras zonas de próxima expansión industrial y turística.

El puente costó 3000 millones de dolares y fue objeto de continuas controversias por un lado por su alto impacto ambiental (arrasó con grandes extensiones forestales), su elevado coste y por el hecho de que el mismo homenajease con su nombre al Sultán Selim, una controvertida figura especialmente criticada dentro de la comunidad aleví ya que los mismos sufrieron una fuerte represión durante su mandato.

Más allá de la polémica, en los próximos meses veremos si la nueva infraestructura ayuda a apaciguar los problemas crónicos de tráfico de Estambul o sencillamente los traslada a otra parte, pero lo que es seguro es que el nuevo puente supone un nuevo cambio en una ciudad que no deja de mutar.


Inaugurado el tercer puente del Bósforo
Actualizado el 29 agosto,2016.
Publicado por

Cuenta la leyenda que uno de los hombres más poderosos de Estambul recibió de un oráculo el peor de los presagios, ya que la voz del adivino afirmó que su amada hija iba a fallecer de una picadura serpiente antes de cumplir los 18 años. Temeroso del augurio, el padre decidió construir una torre en una isla con el fin de aislar a su retoña de los reptiles; allí vivió en secreto y seguridad hasta el día que la niña alcanzó su mayoría de edad.

Considerando la maldición superada, el padre fue al encuentro de su hija con una cesta de ricas frutas exóticas con el fin de celebrarlo, pero no se percató que entre las frutas se escondía un ofidio que mordió a la joven cuando esta quiso degustar uno de los manjares. La picadura venenosa provocó la muerte de la joven que fallecería en los brazos de su padre cumpliéndose así su trágico destino.

Torre de la Doncella

Torre de Leandro  Foto: Miguel Angel Otero Soliño

Se cuenta que esta legendaria muerte tuvo lugar en una torre de hermoso perfil que se alza en una pequeña isla ubicada del Bósforo en las cercanías del barrio estambulí de Üsküdar.

Un monumento que es conocido por este motivo con el nombre de Torre de la Doncella (Kız Kulesi en turco) y que con los años se ha convertido en uno de los iconos más famosos de Estambul y Turquía.

Uno de los edificios más antiguos de Estambul

Más allá de las leyendas, la Torre de la Doncella tiene una larga historia a sus espaldas, de hecho se puede considerar que es uno de los edificios más antiguos de Estambul, aunque su arquitectura y usos han cambiado sustancialmente a lo largo del tiempo.

Se dice que su existencia se materializó por primera vez en el siglo IV a.C., cuando el general griego Alcibiades construyó una torre que actuaba a modo de aduana controlando el paso de mercancías por el Bósforo.

La atalaya sería reforzada en el año 1110 d. C. durante el mandato del emperador bizantino Alejo I Comneno, quién le dotó de un juego de poderosas cadenas que extendidas hasta el Cuerno de Oro permitía controlar el tráfico de barcos.

Torre de la doncella

Representación de la leyenda que da nombre a la torre  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Los mil y un cambios de uso de la torre

Los otomanos la reconvertirían en un pequeño castillo, pero el gran terremoto de 1509, conocido como “El pequeño fin del mundo“, destruiría por completo la fortaleza y al ser reconstruida la torre paso a ser utilizada como altozano y faro.

A principios del siglo XIX, la isla fue reconvertida en improvisado hospital de cuarentena con el fin de evitar la propagación de epidemias de cólera y peste que asolaron la capital del Imperio Otomano.El sultán Mahmud II restauraría la torre en 1832, confiriendo al edificio un estilo barroco otomano cuya esencia aun sigue impregnando la estructura del edifico actual.

Ya en el siglo XX, la torre es utilizada con fines militares como almacén o estación de radar, siendo la última gran reforma la realizada en 1998 cuando se abre un restaurante y un pequeño museo en su interior.

torre de leandro Estambul

La torre de Leandro con el Cuerno de Oro al fondo  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Uno de los lugares más románticos de Estambul

La Torre de la Doncella, a día de hoy está abierta a los turistas quienes acceden a la misma a través de ferrys que parten desde Üsküdar y Kabataş; es especialmente conocida por los enamorados ya que muchos hombres turcos piden matrimonio a sus novias en el restaurante de la torre, de hecho las mujeres turcas siempre se muestran sospechosas cuando son invitadas a cenar en la misma especialmente si esto ocurre tras años de relación.

Leyenda de Leandro

Representación de la leyenda de Leandro  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Torre de Leandro

Sorprende ese vínculo con el amor y las bodas, cuando la torre está asociada a una de las historias de amor más trágicas: “La leyenda de Hero y Leandro”. Según se cuenta Hero era una sacerdotisa que rendía culto a Afrodita y que se enamoró de un apuesto joven llamado Leandro, quien vivía en la otra orilla del estrecho.

Torre de Leandro Estambul

Torre de Leandro  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La oposición de las familias a su relación, llevó a los amantes a hacer sus encuentros secretos y trasladarlos al amparo de la noche; para ello Hero encendía un fuego en la torre y la lumbre orientaba a Leandro que se echaba a diario a las aguas con el fin de poder abrazar durante unas horas a su enamorada.

Un día el viento soplaba con tal fuerza que el fuego se apagó, Leandro perdió su rumbo en la oscuridad y acabaría falleciendo ahogado. Al encontrar al día siguiente el cuerpo de su pareja en la orilla, Hero decidió suicidarse lanzándose al vacío desde lo alto de la torre, dando triste final a una leyenda que ha perdurado a lo largo de los siglos.

Muchos identifican a esta torre con la de la leyenda, de ahí que en castellano se denomine habitualmente al monumento como la Torre de Leandro, aunque las fuentes clásicas ubicaban la torre en el Estrecho de Dardanelos y no en el Bósforo.

Uno de los símbolos de Estambul y Turquía

Con independencia de su nombre la torre, su sorprendente fotogenia la ha convertido en uno de los símbolos promocionales de Turquía, hasta el punto que es habitual su representación en la publicidad publicada por la oficina de turismo de Turquía.

También es frecuente su aparición en series y telenovelas turcas y así como en películas internacionales, de hecho fue usada como decorado para la película de James Bond, El mundo nunca es suficiente.

No extraña que el mundo audiovisual la escoja con frecuencia ya que la Torre de la Doncella o de Leandro es un edificio embellecido por el mar y las leyendas, un decorado único e irrepetible sin el cual es imposible entender la hermosura e historia de Estambul.


Torre de la Doncella, uno de los símbolos más famosos de Turquía
Actualizado el 14 de octubre,2016.
Publicado por