Inci, los mejores profiteroles de Estambul

Cualquier ruta turística por Estambul estaría incompleta sin una visita a la deliciosa Pastelería Inci, cuna de los que están considerados como los mejores profiteroles de la ciudad.

Profiteroles Inci
Los mejores profiteroles del mundo  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Antiguamente situada en plena avenida İstiklal, la pastelería fue reubicada en la calle Mis Nº 18, muy cerca de su antiguo emplazamiento y aunque ha perdido cierto encanto y popularidad con el cambio de ubicación, esta confitería aun guarda la esencia de toda la riqueza pastelera turca.

Inci siempre ha pasado desapercibido por los turistas extranjeros, haciendo que su clientela fuese primordialmente autóctona. 

Su decoración y ambiente, nos traslada a los tiempos en que Beyoğlu era el epicentro de la vida diplomática de Turquía y donde la gente solía parar en la pastelería antes de entrar a ver los últimos estrenos cinematográficos que se mostraban en los múltiples cines situados en İstiklal, muchos de los cuales hoy en día ya han desaparecido.

Aunque vende gran variedad de dulces, su postre mas popular son sus profiteroles; estas delicias de chocolate y nata son un producto habitual en la carta de los restaurantes turcos, aunque los del Inci son sencillamente sublimes.

La pastelería esta diseñada en parte como un autoservicio donde en el mostrador están preparados decenas de platos de profiteroles listos para comer; los clientes recogen los mismos y los saborean en la barra o bien compartiendo las escasas mesas existentes, aunque con la ultima reforma se ha incorporado una pequeña zona de terraza con atención en mesa.

Pasteleria Inci
La Pasteleria Inci  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Aunque el precio de los profiteroles se ha visto incrementado con el cambio de ubicación, aun siguen siendo un producto por el que vale la pena pagar un par de liras más, porque Inci es de esos lugares que un turco te recomendará sin dudarlo, porque aunque uno lo intente, nadie puede resistirse a sus encantos.


Actualizado el 29 julio,2016.
Publicado por Miguel Ángel Otero Soliño