Archivos de la categoría ‘Iglesias ortodoxas’

Iglesia de San Constantino

Fachada de la iglesia ortodoxa de Aya Kostantin Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La Iglesia de San Constantino y Santa Helena (Aya Kostantinos ve Aya Eleni rum ortodoks kilisesi en turco) es un templo ortodoxo ubicado en el distrito estambulí de Beyoğlu y que rinde eclesiástico homenaje a Constantino I El Grande, emperador romano que legalizó el cristianismo a través del famoso Edicto de Milán.

La conversión al cristianismo del que fuera el fundador de Constantinopla fue muy tardía, ya que fue realizada en su lecho de muerte, con todo la iglesia ortodoxa y algunas iglesias católicas orientales lo consideran santo por su crucial papel en la historia del cristianismo, aunque no tiene tal consideración por la iglesia católica romana. De la que no hay dudas de su santidad es de su madre Santa Helena, a la cual también está dedicado el culto del templo.

El templo fue aparentemente finalizado en 1861 aunque en la placa de la entrada la fecha que aparece es la de 1881. Su tamaño y sus logrados interiores nos recuerda que en el pasado el barrio Tarlabaşı contaba con una dinámica y pujante población de origen griego, que tras los aires de libertad derivados de la reforma conocida como Tanzimat, pudieron construir nuevos e interesantes lugares de oración en Estambul.

Los sucesivos pogromos y las tensiones religiosas llevaron al despoblamiento del mismo a mediados del siglo XX, siendo las casas de los griegos ocupadas rápidamente por comunidades pobres de etnia gitana y kurda y en el caso de las iglesias de la zona por comunidades de cristianos árabes procedentes de la región de Antioquía, aunque actualmente todos estos grupos están siendo nuevamente desplazados por la expansión urbanística en la zona.

La iglesia está construida con vista a la fuerte pendiente de la calle Kalyoncu kulluğu y se encuentra protegida por fuertes muros que dificultan en parte la admiración del edificio que normalmente permanece cerrado al público lo que impiden ver su hermoso interior.

La singular fachada de estilo ecléctico fue renovada en 2003 y destaca por sus dos grandes torres campanarios, que flanquean una linterna central donde se ubica un hermoso reloj.

La iglesia que homenajea al emperador que legalizó el cristianismo
Actualizado el 5 septiembre,2017.
Publicado por 

Anuncios

La Iglesia de Aya Mina (Samatya Aya Mina Rum Ortodoks Kilisesi en turco) es uno de los templos ortodoxos más importantes de Samatya, una zona predominantemente cristiana del distrito de Fatih en Estambul.

Aya Mina

Fachada de la iglesia de Aya Mina  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El templo actual fue construido en 1833 por el arquitecto Konstantis Yolasığmazis y se asienta sobre las ruinas de un antigua iglesia que honraba a San Policarpio de Esmirna y que fue destruida por el gran incendio que afectó a Samatya en 1782.

El edificio está localizado en un promontorio, de tal forma que desde la calle principal muestra gran parte de su cuerpo que toma cimientos sobre un taller mecánico de lavado que afea el conjunto. En los aledaños del centro de lavado, se ubican los existen los restos de un primitivo Martyrium cristiano.

Samatya Aya Mina Rum Ortodoks Kilisesi

Entrada de la iglesia de Aya Mina  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Sobre su perfil destaca especialmente su lúcido campanario, añadido tras la reformas de Tanzimat y un muro alto que bordea el recinto por la calle superior donde se encuentra la entrada al público y donde su ubica otro campanario más modesto.

La iglesia, que recibe su nombre de un manantial sagrado o Ayazma que homenajeaba a San Menas, sufrió importantes daños durante el Pogromo de 1955, aunque fue restaurada y actualmente puede ser visitada aunque en muchas ocasiones la puerta permanece cerrada.

Aya Mina

Campanario de la iglesia ortodoxa de Aya Mina  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño


Iglesia ortodoxa de Aya Mina en Samatya
Actualizado el 29 julio,2016.
Publicado por

Muchos la buscan, pero el rojizo Colegio griego de Fener oculta su sencillo perfil, sombra monumental que no puede esconder la importancia histórica de Santa María de los Mongoles porque esta pequeña iglesia no es un templo cualquiera, hablamos de un verdadero ejemplo de supervivencia, la auténtica decana de las iglesias de Estambul y la única que ha permanecido en activo desde el Imperio Bizantino.

Santa María de los Mongoles

Retablo de la iglesia de Santa María de los Mongoles  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Esta parroquia ortodoxa está presente en el paisaje de Estambul desde el año 1261, fecha coincidente en el tiempo con el fin del Imperio Latino, aunque con anterioridad el terreno ya había sido ocupado por un monasterio. Aunque fue auspiciada por Isaac Dukas, el monumento acabaría vinculada para siempre a María Paleólogina, hija ilegitima del emperador Miguel VIII Paleólogo cuyo matrimonio con el Kan mongól Abaqa formó parte de la compleja política de pactos bizantinos; tras el asesinato de su esposo, huyó a Constantinopla donde se convirtió en monja fundando un convento anexo al templo. La popularidad de María hizo que la iglesia quedase adscrita nominalmente a su figura pasándose a denominar desde aquella como Santa María de los Mongoles (Panayia Muhliotissa o Moğolların Azize Meryem Kilisesi en turco).

Santa María de los Mongoles

Exterior de la iglesia de Santa María de los Mongoles  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La sorprendente historia de esta heroína cristiana se adapta perfectamente al carácter innato de resistencia del templo, de hecho, en turco es conocida también con el nombre de Kanlı Kilise (La iglesia sangrienta en español) ya que durante la conquista otomana de Constantinopla, los bizantinos se atrincheraron en sus cercanías defendiendo su posición hasta la muerte. Baluarte de fe que sería sin embargo salvado por Atik Sinan, arquitecto griego converso y autor intelectual de la Mezquita de Fatih, quien medió ante el sultán para impedir su destrucción; la leyenda dice que el líder otomano la donó a la madre de Atik, salvación plasmada en un documento que fue refrendado años más tarde por el sultán Bayezit II y que aun se preserva en el interior de la iglesia.

Santa María de los Mongoles

Interior de la iglesia de Santa María de los Mongoles; en la pared se observan los documentos firmados por Mehmet II y Bayezit II que plasman la propiedad legítima de la iglesia por parte de la comunidad ortodoxa  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Desafortunadamente, los habituales incendios que solían arrasar esta parte del Cuerno de Oro se llevaron consigo gran parte del encanto medieval de la iglesia y así como su original estructura tetragonal. Con todo si conseguimos acceder a la misma, normalmente la iglesia permanece cerrada al público, aun podremos disfrutar de algunos de los retablos más antiguos y singulares de Estambul. Pinturas de santos y vírgenes que se distribuyen de una forma desordenada sobre las paredes mientras piden a gritos una restauración que les devuelva brillo y color.

El interior es oscuro y caótico en su decoración, con una división interior que da una sensación rara al conjunto que dista mucho en su distribución y altura a lo observable en otras iglesias de la ciudad; una singularidad arquitectónica que junto a su historia la convierten en una joya digna de visita, porque Santa María de los Mongoles quizás no sea el templo cristiano más bello pero si puede presumir de ser el mejor ejemplo del devenir cronológico de toda una ciudad.

Iglesias Estambul

Retablos ortodoxos en el interior de la iglesia  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño


La iglesia en activo más antigua de Estambul
Actualizado el 25 mayo,2016.
Publicado por