Archivos de la categoría ‘Iglesias’

Aya Triada es uno de los referentes de la arquitectura religiosa cristiana de Estambul, ya que no solo domina visualmente la famosa plaza de Taksim (al menos hasta que no se inaugure la nueva mezquita), sino que también está considerada como la iglesia ortodoxa en activo más grande de la ciudad.

Ayia Triada Estambul

Fachada principal Ayia Triada  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La iglesia ortodoxa de Aya Triada (Aya Triada rum ortodoks kilisesi en turco) es un claro ejemplo del espíritu reformista derivada del período conocido como Tanzimat, durante el cual se levantaron los vetos existentes a las construcciones religiosas de las minorías; durante este período de laxitud se abrieron o se reformaron decenas de templos cristianos en Estambul, que pudieron no solo erigir campanarios sino también disponer de cúpulas, consiguiendo con ello una dignidad visual de la que hasta ese momento carecían.

Aya Triada Estambul

La iglesia de Aya Triada es uno de los símbolos de la plaza de Taksim Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La comunidad ortodoxa, la cual tenía fuerte presencia en Beyoğlu, aprovechó esta ventana para levantar un templo sublime de estilo ecléctico que entremezcla elementos neobarrocos con inspiraciones neobizantinas o neogóticas y que aun sorprende a quien hoy en día lo visita.

Aya triada

Interior de Aya Triada  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El edificio de Aya Triada (cuyo nombre hace referencia a la Santísima Trinidad) fue levantado, tras 13 años de trabajo, por el arquitecto Vasilaki İoannidi Efendi, siendo la iglesia inaugurada el 14 de septiembre de 1880.

De gran altura, el templo se eleva sobre un espacio ajardinado y termina luciendo sin pudor su extraordinaria cúpula que es visualmente acompañada en su recorrido por 2 simétricas torres campanarios. Su interior es amplio y luminoso, donde el mármol da nobleza al conjunto y en el que exhiben numerosas pinturas murales e iconos ortodoxos.

Iglesias Estambul

Aya Triada está considerada la iglesia ortodoxa en activo más grande de Estambul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Aya Triada fue uno de los templos más afectados durante el Pogromo de 1955, y sus cicatrices estuvieron visibles durante décadas. La iglesia fue restaurada gracias a donaciones particulares siendo reinaugurada en 2003, con el fin de dar servicio a una comunidad pequeña de fieles, pero que tienen el privilegio de rezar en el templo en activo más grande de la ciudad.

Ayia Triada Estambul

Altar de Ayia Triada  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Aya Triada, la iglesia ortodoxa en activo más grande de Estambul
Actualizado el 12 diciembre,2017.
Publicado por

Anuncios
Iglesia de San Constantino

Fachada de la iglesia ortodoxa de Aya Kostantin Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La Iglesia de San Constantino y Santa Helena (Aya Kostantinos ve Aya Eleni rum ortodoks kilisesi en turco) es un templo ortodoxo ubicado en el distrito estambulí de Beyoğlu y que rinde eclesiástico homenaje a Constantino I El Grande, emperador romano que legalizó el cristianismo a través del famoso Edicto de Milán.

La conversión al cristianismo del que fuera el fundador de Constantinopla fue muy tardía, ya que fue realizada en su lecho de muerte, con todo la iglesia ortodoxa y algunas iglesias católicas orientales lo consideran santo por su crucial papel en la historia del cristianismo, aunque no tiene tal consideración por la iglesia católica romana. De la que no hay dudas de su santidad es de su madre Santa Helena, a la cual también está dedicado el culto del templo.

El templo fue aparentemente finalizado en 1861 aunque en la placa de la entrada la fecha que aparece es la de 1881. Su tamaño y sus logrados interiores nos recuerda que en el pasado el barrio Tarlabaşı contaba con una dinámica y pujante población de origen griego, que tras los aires de libertad derivados de la reforma conocida como Tanzimat, pudieron construir nuevos e interesantes lugares de oración en Estambul.

Los sucesivos pogromos y las tensiones religiosas llevaron al despoblamiento del mismo a mediados del siglo XX, siendo las casas de los griegos ocupadas rápidamente por comunidades pobres de etnia gitana y kurda y en el caso de las iglesias de la zona por comunidades de cristianos árabes procedentes de la región de Antioquía, aunque actualmente todos estos grupos están siendo nuevamente desplazados por la expansión urbanística en la zona.

La iglesia está construida con vista a la fuerte pendiente de la calle Kalyoncu kulluğu y se encuentra protegida por fuertes muros que dificultan en parte la admiración del edificio que normalmente permanece cerrado al público lo que impiden ver su hermoso interior.

La singular fachada de estilo ecléctico fue renovada en 2003 y destaca por sus dos grandes torres campanarios, que flanquean una linterna central donde se ubica un hermoso reloj.

La iglesia que homenajea al emperador que legalizó el cristianismo
Actualizado el 5 septiembre,2017.
Publicado por 

Una hermosa fachada neoclásica sorprende a diario a los miles de peatones que caminan por la populosa avenida İstiklâl en Estambul, pero muchos ignoran que tras esa triple puerta, coronada por una estatua de la virgen, se esconde una de las parroquias católicas más antiguas de la ciudad: Santa María Draperis (Meryem Ana Draperis Latin Katolik Kilisesi en turco).

Quien consiga perder la vergüenza y traspasar la puerta, podrá adentrarse en los dominios de una pequeña república espiritual tan discreta que apenas nadie se percata de la existencia de un pequeño monasterio franciscano en su interior; monjes de varias nacionalidades que descienden las empinadas escaleras para orar en la iglesia que cierra el patio y que se encuentra flanqueada por bloques de apartamentos.

Santa María Draperis

Entrada de la iglesia de Santa María Draperis  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Una generosa donante que dio nombre al templo

El templo muestra una insulsa fachada exterior cuya simetría es continuamente rota por ventanales y que se encuentra coronada por un modesto campanario; frontón de entrada que anticipa una iglesia de planta cuadrada y de techo abovedado que se asienta en unos antiguos terrenos pertenecientes a Clara Bratola Draperis, mujer genovesa quién donó los mismos con el fin de levantar un templo que vería la luz en 1584 y cuyo nombre homenajea a su benefactora.

santa-maria-draperis

Entrada de la iglesia de Santa María Draperis  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Un interior íntimo y bello

Edificio religioso de aire levantino que a lo largo de los siglos sufrió varios incendios, siendo la actual iglesia fruto de la restauración realizada en 1904 por el arquitecto Guglielmo Semprini, que concedió a su interior una belleza que anima a la reflexión y a la oración. Así la íntima luz de las velas nos revela una iglesia donde sobresale un altar de mármol rosa de Carrara, que está adornado por un icono donado por la propia Draperis y que es de uno de los pocos elementos que sobreviven de la iglesia original.

iglesia-de-santa-maria-draperis

Interior de la iglesia de Santa María Draperis  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Las paredes se llenan de escenas bíblicas y otras inspiradas en la vida y obra de San Francisco, pigmentos sagrados que se entremezclan con oraciones expresadas en varios idiomas, ya que las misas son celebradas principalmente en lengua italiana pero también en coreano e incluso en español, siendo una de las pocas iglesias de la ciudad donde existen servicios en nuestra lengua.

Pila bautismal

Pila bautismal  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Una autentica superviviente

Santa María Draperis es una iglesia que ha sobrevivido a incendios, guerras, terremotos y a mil avatares distintos a lo largo de su dilata historia y que actualmente lucha contra la caída agónica de población de origen italiana, pero que a costa de adaptarse sigue viva y manteniendo un impulso espiritual fuerte y de hecho es habitual ver numerosos feligreses en su interior, singularidad y fortaleza interior que la digna de una o varias visitas.

Santa María Draperis, una de las parroquias católicas más antiguas de Estambul
Actualizado el 18 octubre,2016.
Publicado por