Archivos de la categoría ‘Cementerios’

La comunidad armenia siempre ha jugado un papel importante en el desarrollo cultural y económico de Estambul, especialmente desde que los otomanos invitaron a estos a instalarse en la ciudad con el fin de crear un cortafuegos poblacional que redujese la influencia y poder de la comunidad ortodoxa. Con el progresivo crecimiento del número de armenios, el patriarcado se vio en la necesidad de crear varios camposantos con el fin de dar eterno descanso a sus fieles, siendo el de Balıklı uno de los más grandes y conocidos.

Cementerio armenio

Cementerio armenio de Balıklı  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Este característico cementerio está situado en el barrio de Seyitnizam muy cerca del popular monasterio ortodoxo de Balıklı, conocido por su milagrera fuente donde reside un mágico pez (Balık en turco) que da nombre oficioso a todo el área.

Aunque los guardianes del cementerio son bastante reacios a la entrada de visitantes, ocasionalmente es posible visitar el mismo y así poder conocer su singular iglesia de color amarillo que sirve de lugar sagrado para el desarrollo de los oficios funerarios.

El resto del espacio está ocupado por un número indeterminado de tumbas, entre las que destaca la de Hrant Dink, periodista asesinado en 2007 cuya muerte dio lugar a una de las manifestaciones más multitudinarias de la historia reciente de Estambul.

Cementerio armenio de Balıklı
Actualizado el 28 junio,2016.
Publicado por

El camino es sinuante lleno de cuestas y callejuelas que marean mi mapa que es incapaz de orientarme correctamente. Hasköy no tiene turistas y la gente me mira con extrañeza, mientras intento guiarme a la vieja usanza haciendo uso de mis pocos conocimientos de turco y haciéndome entender con los locales a base de señas. Pienso que si hubiera hecho este camino en los años 40 o 50, quizás hubiera usado mi propio idioma ya que Hasköy era uno de los conocidos barrios judíos de Estambul y el judeoespañol o ladino era el habla de uso común. Los judíos españoles, expulsados por los reyes católicos en 1492, fueron acogidos por los otomanos y convivieron durante generaciones en Turquía, conservando su lengua y gran parte de las tradiciones hispanas.

Mi destino final es encontrarme con lo que queda de la herencia y cultura de este pueblo, por ello me dirijo sin pausa a las proximidades del puente del Cuerno de Oro en el barrio de Halıcıoğlu, donde se ubica uno de los cementerios judíos mas antiguos de la ciudad: El cementerio Sefardí de Hasköy.

Cementerio judío Haskoy

Cementerio judío de Hasköy   Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Lo interesante de este cementerio no son solo los 400 años de servicio a la comunidad judía, ni tampoco su especial configuración o su belleza, sino el valor histórico y sentimental de sus tumbas, esencia propia de un pasado multi-étnico que alentó el imperio otomano.

Mi ansiedad por descubrirlo choca contra un muro de mampostería, construido para evitar actos vandalicos. Para acceder a su interior se necesita permisos especiales del Rabinato de Estambul, el cual es cuidadoso tras los continuos ataques terroristas a sus edificios en Estambul.

Lapida en Ladino Estambul

Lapida en Ladino  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El cementerio aparece mutilado por la construcción de una autopista y del puente próximo que desconcierta sobre su primigenia configuración y de hecho ese golpe de ingeniería dejo trozos de camposanto fuera del recinto y por los que uno puede deambular y reflexionar.

El desorden es mayúsculo y decenas de lapidas se dispersan sobre el terreno, mostrando epitafios llenos de dolor y de esperanza de los familiares que se quedan. La mayoría están escritas en lengua judeoespañola, aunque en ocasiones se leen también detalles en turco y hebreo y sirven de prueba palpable del latido de vida de esta comunidad.

Lapida judía

Lapida en el cementerio judío de Hasköy   Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Leo con paciencia cada uno de estos memorándum de roca e intento acercarme a un pueblo que pese al dolor de su expulsión conservaron con orgullo sus raíces hispanas y no renunciaron a ella pese a todos sus devenires trágicos. Es sin duda una lección de historia, muestra pura y dura de la aptitud vital que desde siempre ha acompañado al pueblo judío.

Cementerio judío

Cementerio judío de Hasköy  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Dejo las piedras y regreso a las caóticas calles de la ciudad; mientras el ladino muere en Turquía y en el mundo parece que el mismo se ha instalado en mi memoria, dicen que los pueblos no desaparecen mientras su recuerdo no es borrado, pero la esencia sefardí no es solo unas bellas palabras escritas en una lapida, es un legado escrito en el corazón de aquellos que firmaron y construyeron con sus sentimientos este espacio para la memoria.


Cementerio judío de Hasköy
Actualizado el 1 agosto,2016.
Publicado por