Archivos de la categoría ‘Arquitectura islámica’

Esta hermosa y estilosa mezquita estambulí, es una de las visiones más reconfortantes cuando uno realiza un viaje en barco por el Bósforo, ya que su posición privilegiada a pie de mar y su unión visual con el cercano Palacio de Dolmabahçe crean una estampa de recuerdo imborrable.

La Mezquita de Dolmabahçe (Dolmabahçe Camii o Bezm-î Âlem Valide Sultan camii en turco) fue auspiciada por Bezm-i Alem Valide Sultan, madre del sultán Abdülmecid, quien encargo el proyecto al arquitecto al famoso arquitecto de origen armenio Garabet Amira Balyan, autor de diseños de importante calado como el Liceo militar de Kuleli o la Mezquita de Ortaköy.

Mezquita Dolmabahçe Estambul

Mezquita Dolmabahçe desde el Bósforo  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Bezm-i Alem Valide Sultan nunca pudo ver su deseada obra terminada, ya que fallecería tiempo antes de su inauguración en 1855, pero su anhelo regaló a los ciudadanos de Estambul una obra maestra de la arquitectura otomana del siglo XIX donde el barroco deslumbra especialmente en el diseño circular de sus ventanas.

Sus dos alminares, nutren de versos sonoros el entorno durante la oración islámica, ruido que ocasionalmente se entremezcla con los gritos de los aficionados del Beşiktaş, cuyo club de fútbol tiene su sede en las inmediaciones, y con las palabras de admiración de los miles de turistas que desde el mar fotografían monumento, cuyo hermoso reflejo por momentos parece fusionarse con el mar de Estambul

Mezquita de Dolmabahçe

La Mezquita con el Palacio de Dolmabahçe al fondo  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Dolmabahçe, la mezquita que se fusiona con el mar
Actualizado el 11 julio,2017.
Publicado por 

La conocida como Fuente de Tophane (Tophane Çeşmesi en turco) es un sebil de estilo Rococó situada en las inmediaciones de la Mezquita de Kılıç Ali Paşa en el distrito de Beyoğlu.

Fue comisionada por el sultán Mahmud I a los arquitectos Raimondo D’Aronco (autor de otros edificios de la ciudad) y  Mehmed Ağa, quienes convirtieron con su arte una sencilla fuente en un auténtico monumento, cuya visualización es inmejorable al estar ubicada en el medio de una plaza ajardinada sin obstáculos que le hagan sombra.

Tophane

Fuente de Tophane  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Este prisma de 4 fachadas simétricas (con un surtidor en cada una) está coronado por una magnifica cúpula y un tejado de madera que protege a los usuarios que hacen uso de la misma, bien para saciar su fe o para completar el ritual de la ablución previo a la oración; hay que tener en cuenta que la misma se encuentra muy próximo a la importante Mezquita de Kılıç Ali Paşa, así como al templo de Nusretiye. 

Construida en 1732, su cuidada decoración, entre las que destacan una serie de poemas en caligrafía islámica, muestra similitudes con otras fuentes contemporáneas como la de Ahmet III en Topkapı o la del mismo nombre ubicada en el puerto de Üsküdar.

Fue renovada en varias ocasiones siendo la última la realizada en 2006, restauración que estaba integrada en un ambicioso proyecto que incluía un lavado de cara todo el complejo de la Mezquita de Kılıç Ali Paşa, incluidos sus populares baños.

Fuente de Tophane

Fuente de Tophane a la derecha y la Mezquita de Kılıç Ali Paşa al fondo a la izquierda antes de la restauración de la misma  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Fuente de Tophane
Actualizado el 27 junio,2017.
Publicado por

La Mezquita de Nuruosmaniye es uno de los templos más hermosos de Estambul, categoría alcanzada en gran parte por sus numerosas y logradas vidrieras que embellecen su interior a través de una soberbia y bien lograda luminosidad.

Nuruosmaniye, que en turco significa la luz de Osman, es uno de los templos islámicos más visibles y visitados del casco histórico de la ciudad, dado que goza de una ubicación única aledaña al Gran Bazar y a la Columna de Constantino.

Mezquita Estambul

Interior de la Mezquita de Nuruosmaniye  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Fue diseñada por los arquitectos Mustafa AğaSimon Kalfa e inaugurada en 1755 por el sultán Osman III, aunque la misma fue comisionada por Mahmut I en 1748, siendo considerada como una de las obras culmen del barroco otomano.

Nuruosmaniye sorprende por su aprovechamiento del espacio, de hecho ni siquiera cuenta con una tradicional fuente central para las abluciones, pero el templo exhibe porte y su cúpula se eleva hasta los 42 metros de altura, en una competición por alcanzar el cielo en la que se ve acompañado de 2 esplendidos alminares que suben hasta los 60 metros.

Mezquita de Nuruosmaniye

Fachada de la mezquita de Nuruosmaniye  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Su interior es sublime, con una luz que tras atravesar los ventanales se enriquece de colores creando un interior intimo que estalla en emociones durante la oración, ya que Nuruosmaniye es uno de los epicentros de la Llamada al rezo, un lugar donde la polifonía coral de todo el entorno se concentra emocionando tanto a creyentes como ateos.

Además, Nuruosmaniye no solo constituye solo una mezquita, sino en el pasado configuraba un complejo más grande o Külliye, donde se ubicaba una madrasa, aulas y alojamientos para los alumnos, así como uno de las mejores bibliotecas de la ciudad que sigue existiendo en la actualidad y atesora documentos personales de los sultanes Mahmut I y Osman III.

En definitiva, la mezquita de Nuruosmaniye es una de las luces que hacen vibrar a los viajeros, un templo para soñadores, luz y arte para enamorarse para siempre de Estambul.

Nuruosmaniye, la mezquita de la luz
Actualizado el 27 abril,2017.
Publicado por