Iglesia católica de San Pacífico en Büyükada

Büyükada siempre ha sido un refugio para las minorías cristianas de Estambul, entre estas comunidades una de las que ha jugado un importante papel en la historia de la isla es la católica, ya que esta alberga una suntuosa Mansión de Verano del Vaticano, en la cual residió durante años el que fuera delegado apostólico de Turquía y futuro Papa Juan XXIII.

Durante su estancia en la isla Juan XXIII, acudía de forma regular a orar a la cercana Iglesia de San Pacífico, un discreto templo de estilo ecléctico que abrió sus puertas en el año 1886 y que fue construido con el apoyo económico de la familia de origen italiana Corpi.

Büyükada
Fachada de la iglesia de San Pacífico Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Esta iglesia, que rinde homenaje al franciscano de origen italiano San Pacífico, destaca por su fachada de estilo neogótico que está parcialmente escondida por el arbolado del coqueto jardín que se encuentra en su entrada. El interior también brilla y promueve una interesante mezcla de estilos entre los que destaca el renacentista, neoclásico y barroco.

La Iglesia de San Pacífico (San Pasifico Latin Katolik Kilisesi en turco) constituye el principal templo católico romano de las Islas Príncipe (existen otras iglesias católicas pero están asociadas a la comunidad armenia) y un claro ejemplo de la diversidad religiosa que atesora la isla de Büyükada.


Actualizado el 5 junio,2019.
Publicado por 

La residencia de verano del consulado de España en Estambul

El legado de España en Estambul en ocasiones parece escaso, especialmente si lo comparamos con la grandeza exhibida por otras de las grandes naciones europeas que aun cuentan importantes mansiones y escuelas por toda la ciudad; con todo España puede presumir de contar con uno de los edificios diplomáticos más bellos de Estambul: La residencia de verano del Consulado de España en Büyükdere.

Estambul España
Residencia de verano del Consulado de España en Estambul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

A finales del siglo XIX, las villas marineras del lado europeo del Bósforo (especialmente Büyükdere y Tarabya) se convirtieron en los lugares de moda para el retiro estival y así casi todas las embajadas construyeron aquí sus residencias de verano; hoy en día muchas de estas lujosas mansiones han desaparecido o permanecen en estado ruinoso, pero otras como las de Austria o Alemania siguen manteniendo sus actividad, con todo es la residencia de verano del Consulado de España en Estambul (la embajada se movió a Ankara tras convertirse esta en la nueva capital de Turquía) la que luce sobre todas ellas, por su buen estado de conservación y por su bello diseño arquitectónico.

Situado en el barrio de Büyükdere en el distrito de Sarıyer, este palacete fue diseñado por los hermanos Fotassi, arquitectos levantinos responsables de un gran número de obras en Estambul, siendo levantado en 1854 sobre unos terrenos cedidos a España por la comunidad franciscana que históricamente ha residido en la zona.

Legado España Estambul
Este edificio constituye uno de los símbolos más importantes del legado de España en Estambul  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La mansión, englobada en un bello jardín que se extiende por la parte posterior del edificio, exhibe tres pisos y en el pasado se encontraba casi a pie de mar, aunque la construcción de una carretera la alejo ligeramente del Bósforo.

Con todo su ubicación sigue siendo privilegiada y su figura sobresale en el paisaje pese a competir con los poderosos perfiles de la iglesia católica armenia de Surp Boğos y el Museo de Sadberk Hanım; una icónica belleza que se ve reflejada en el hecho de que su estampa siempre es mostrada en todos los reportajes o documentales que hablan de la zona, apareciendo incluso retratada en uno de los famosos grabados que Melling hizo sobre Estambul.

La residencia de verano del Consulado de España (Büyükdere ispanyol sefareti en turco) tiene un uso irregular en la actualidad, pero sigue constituyendo un símbolo de la presencia de España en Estambul, un legado que no solo disfrutan los españoles sino que es abierto al disfrute de todos los habitantes del mundo.


Actualizado el 7 mayo,2019.
Publicado por 

Sinagoga de Yanbol

La Sinagoga de Yanbol constituye uno de los últimos recuerdos vivos de la presencia hebrea en el barrio de Balat, vecindario que durante siglos constituyó el principal bastión de la comunidad judía de Estambul.

Yanbol sinagoga
Interior de la sinagoga de Yanbol Foto: turkyahudileri.com

Yanbol es, junto a la Sinagoga de Ahrida, el único templo hebreo que en la actualidad ofrece servicios regulares en el barrio, aunque son varias más las sinagogas que aun persisten en la zona (en dispar estado de conversación) como son los casos de Çana o İştipol.

Pese a todo, sus fieles ya no residen en Balat ya que la populosa comunidad hebrea que vivía aquí antes de 1940 fue progresivamente moviéndose a otras ubicaciones más modernas de la ciudad o bien emigró a Israel; el hecho de que la sinagoga permanezca abierta es debido a que muchos de sus antiguos pobladores siguen manteniendo lazos sentimentales con el barrio o bien aun son propietarios de edificios u oficinas en la zona, siendo la misma utilizada principalmente para ceremonias privadas.

yanbol balat
Sinagoga de Yanbol Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Su nombre hace referencia a la ciudad búlgara de Yanbol, localidad de donde procedían la mayoría de los judíos que fundaron la sinagoga; se cree que fue construida originalmente durante la época bizantina, aunque su aspecto actual procede de la última gran reforma realizada en 1895.

La sinagoga, ubicada en la calle Lavanta, pasa ciertamente desapercibida para la mayoría de los viandantes, aunque es fácil de identificar si uno repara en un singular comercio cercano conocido como “Terekeci”, que vende pintorescos objetos de segunda mano muchos de los cuales son mostrados colgando de la fachada.

Su modesto exterior no hace justicia con la elegancia interna de la misma, así la sinagoga puede presumir no solo de una amplia iluminación natural, generada por un gran número de ventanales, sino que también luce una hermosa Tevah, situada en el centro del hall, cuya puertas exhiben incrustaciones de madre perla y marfil. Con todo es su techado de madera, donde se exhiben interesantes pinturas florales, el elemento más singular de todo el conjunto.

Sinagogas como Yanbol son esenciales para entender la compleja identidad de Balat, un barrio en plena revolución social y cultural, que poco a poco se está convirtiendo en un vivero cultural único, un vecindario pleno de personalidad y cuyas raíces hablan en hebreo o ladino.


Actualizado el 23 abril,2019.
Publicado por