Las Mahyas, la iluminación del Ramadán

La festividad del Ramadán no solo altera el día a día de los creyentes musulmanes, sino que cambia la imagen con la que se expresa Estambul, una ciudad que se hace aún más nocturna y en donde las gentes rompen el ayuno bajo el decoro de cientos de luces que iluminan sus copiosas cenas; de entre este conjunto lumínico único, que por momentos recuerda a las luces de Navidad, suele destacar el exhibido por las mezquitas que trasladan mensajes religiosos a través de las conocidas como “Mahyas”.

Mahya Estambul
La característica iluminación nocturna de las Mahya durante el Ramadan Fuente: wikipedia

Tradición de origen otomano

Hablamos de una vieja tradición de origen otomano, algunas fuentes citan que la primera “mahya” fue colgada por un muecín en la Mezquita de Fatih, y que solo se muestra durante las festividades sagradas del calendario islámico como puede ser el caso de la Fiesta del Sacrificio o el Ramadán.

Originalmente estos paneles luminosos se hacían a través de un complejo sistema de lámparas de aceite, siendo la técnica de elaboración un verdadero arte en sí mismo el cual era conocido solo por ciertos maestros elegidos tras un complejo proceso de selección y que trabajan durante semanas para escoger y montar los mensajes que únicamente eran mostrados en las mezquitas asociadas a los sultanes o que pudieran estar bajo su auspicio de los mismos como puede ser la de Ortaköy o Nuruosmaniye.

Luces que han condicionado los minaretes de las mezquitas

Se dice que la “mahya” ha condicionado en gran medida el número y altura de los minaretes otomanos, ya que al menos se necesitaban dos y con una cierta alzada y consistencia para sostener las mismas; con todo su popularidad hizo que con el tiempo estas mallas de luces, hoy en día ya formadas por bombillas eléctricas, se extendiesen incluso a templos con un solo alminar o no vinculados a los sultanes.

Sultanahmet
La Mahya es apenas visible durante el día y uno debe esperar hasta la noche para leer sus mensajes Foto: Miguel Ángel Otero Solilo

Durante el Ramadán es el momento ideal para visitar este maravilloso país y disfrutar de este espectáculo visual. Las mahyas solo son visibles durante la noche y su mensaje suele cambiarse semanalmente durante el mes sagrado, momento en el cual toda Turquía se ve iluminada por estas hermosas expresiones de arte islámico, que iluminan de fe y colores una tierra bendita y sagrada.


Actualizado el 22 abril 2019.
Publicado por Miguel Ángel Otero Soliño