Archivos de la categoría ‘General Turquía y Estambul’

El éxito de las telenovelas turcas y en especial de la serie Muhteşem Yüzyıl, basada en la vida del sultán Suleimán, ha disparado el interés entre los turistas por visitar los lugares relacionados con la vida de Pargalı Ibrahim Paşa; uno de estos lugares de peregrinaje de los amantes del mundo otomano es su tumba, la cual está presuntamente localizada en las proximidades del parque de Fındıklı en Estambul.

Pargalı Ibrahim Paşa fue una de las personalidades más destacadas e influyentes de la historia del Imperio Otomano. De familia cristiana, nació en 1493 en la localidad griega de Parga (de ahí su nombre) y a una corta edad fue vendido como esclavo al Palacio de Manisa, donde con el tiempo llego a entablar una gran amistad con el príncipe heredero y futuro sultán Suleimán, quien realizaba labores de gobernador en Manisa como parte de su formación como líder.

Alcanzó gran prestigio nacional e internacional tras lograr numerosos éxitos diplomáticos y militares, de ahí que en 1523 fuese ascendido a Gran Visir. Este título le ayudó no solo a convertirse en el consejero más cercano a Suleimán, sino también en una de las figuras con mayor autoridad en el Imperio, de hecho su palacio (hoy reconvertido en Museo de Arte Turco e Islámico) era uno de los más grandes y mejor localizados de Estambul.

Pargalı Ibrahim Paşa

Presunta Tumba de Pargalı Ibrahim Paşa

Su apoyo al príncipe Mustafa y ciertos episodios turbios relacionados con la guerra contra el Imperio Safávida, provocó gran animadversión hacía su figura desde ciertos estamentos de palacio; todo ello desencadenó varios movimientos en su contra (presuntamente auspiciados por Hürrem) que acabarían provocando su ejecución en el año 1536.

Aunque no existe unanimidad en lo referente a la localización de su tumba, muchas fuentes citan como el más probable destino de la misma, el cementerio del antiguo monasterio musulmán de Galata Canfeda Zaviye. Este antiguo templo, hoy desaparecido, se encontraba en el actual barrio de Ömer Avni (Beyoğlu) justo enfrente del popular parque de Fındıklı, aunque actualmente solo permanece visible un pequeño terreno poco vistoso ocupado por tumbas ubicado en la calle Canfeda çikmazi.

Tumba de Pargalı İbrahim Paşa

Restos del antiguo cementerio donde muchas fuentes citan que estuvo enterrado Pargalı İbrahim Paşa

El camposanto, en no muy buen estado de conservación, está rodeado por una sencilla valla y desde su interior nace un árbol de ciertas dimensiones que da sombra a varias tumbas, de las cuales una de ellas “presuntamente” es la de Ibrahim Paşa, aunque ninguna esta nombrada como tal.

Difícilmente se va a poder demostrar que entre las mismas se encuentra la del Gran Visir otomano, pero son muchos los turistas y turcos que se acercan a rendir homenaje a su figura, de los que no podemos descartar se encuentre el espíritu del propio Suleimán, de quien se dice se arrepintió, al final de su vida, de haber ejecutado a su amigo y fiel consejero.


Tumba de Pargalı Ibrahim Paşa
Actualizado el 14 marzo,2017.
Publicado por

En los últimos años, el gobierno islamista turco ha llenado de alminares el perfil de Estambul, en un afán por construir grandes mezquitas que no tiene parangón en la historia del país y solo comparable en magnitud a lo levantado durante los años posteriores a la conquista otomana de la ciudad.

El último proyecto aprobado y que se materializará en los próximos años será la Nueva Mezquita de Taksim, una vieja ambición del gobierno de Estambul; un majestuoso edificio que ha sido reconfigurado en innumerables ocasiones y cuyo diseño ha evolucionado desde una mezquita desbordante en lo arquitectónico y abierta a otros cultos no islámicos, a otra con influencias de estilo Art Decó, pero más clásica en su concepción y con mayor impacto visual en el entorno.

nueva mezquita de Taksim

Imagen de la nueva mezquita de Taksim cuando este finalizada

El objetivo del proyecto no es solo dar servicio a la comunidad islámica que vive en la zona, sino controlar a través de la religión una plaza como la de Taksim, cargada de gran simbolismo republicano y de lucha por los derechos sociales, la cual, además, durante muchos años sirvió como puerta de entrada a una de las principales áreas de residencia de las minorías cristianas.

La mezquita competirá en altura (30 metros) con las cercanas iglesias de Aya Triada  y Surp Hovhan Vosgeperan y tendrá capacidad para alojar a 2600 fieles en oración. La misma se construirá en la parte trasera de la galería de arte Taksim -Maksem, en un solar anteriormente utilizado por la policía para alojar material propio.

No sabemos como la nueva mezquita se integrará en la identidad abierta y cosmopolita de Taksim, pero es evidente que la misma va a cambiar para siempre el perfil y el ambiente sonoro del que es considerado el verdadero corazón de Estambul.

Proyecto definitivo de la nueva mezquita de Taksim
Actualizado el 20 febrero,2017.
Publicado por

El español como lengua es pródigo en refranes asociados a San Blas (Por San Blas la cigüeña verás etc.) y a su festividad (el de 3 febrero para los católicos y 11 para otras iglesias), pero pocos conocen la vida de este santo, famoso por sus curaciones milagrosas, y el hecho de que el mismo nació en territorio turco, en la antigua ciudad de Sebaste actualmente conocida como Sivas.

san-blas

San Blas, pintado por Hans Memling  Fuente: wikipedia

Anatolia, por su ubicación geográfica, constituyó uno de los epicentros del cristianismo primitivo, así veneradas figuras de la iglesia como San Nicolás o San Jorge nacieron en el espacio físico de la actual Turquía.

Con todo, es importante recordar que durante los primeros siglos del cristianismo, hasta su legalización en tiempos de Constantino I, estas tierras no eran precisamente un lugar amable para los evangelistas de la fe, de hecho los cristianos solían ser perseguidos y San Blas no fue una excepción; pese a que su fe nunca se quebró, el santo si tuvo que vivir oculto durante gran parte de su vida para acabar siendo atrapado y martirizado en el año 316.

Una figura carismática y querida

Blas de Sebaste (Sebasteli Vlas en turco) provenía de una familia cristiana adinerada, hecho que le permitió estudiar y ejercer como médico. Por su buen hacer profesional Blas se convirtió en una figura muy carismática, influencia social que utilizaba para predicar el evangelio; su prestigio en la comunidad era tal, que fue ordenado obispo de forma unánime, tanto por el clero como por el pueblo, a una edad muy joven.

Vida eremita

Ejerció como obispo de Sebaste, hasta que la gran persecución de Diocleciano (la última y más violenta persecución cristiana durante el Imperio Romano) le alcanzó y tuvo que “auto exiliarse” y así comenzó a vivir como eremita en una cueva en el monte Argeus, desde donde sanaba y ayudaba espiritualmente a los perseguidos.

Durante su vida como ermitaño estableció un fuerte vínculo con los animales salvajes, que según la leyenda acudían a él cuando estaban heridos con el fin de ser curados. Un día un grupo de cazadores, que buscaban fieras para unos juegos, se encontraron a un grupo de animales rodeando al santo; los cazadores planearon capturar a los animales, pero San Blas percibió sus intenciones y espantó a las bestias. El noble gesto fue apercibido con rencor por los cazadores quienes decidieron capturar a San Blas y entregarlo a Agrícola de aquella gobernador de Cappadocia.

Curaciones milagrosas y martirio de San Blas

Según cuenta la leyenda en el tránsito desde la montaña al palacio del gobernador, durante el cual San Blas recibió innumerables muestras de afecto, además realizaría algunas curaciones milagrosas, siendo especialmente conocida aquella gracias a la cual salvó a un niño de morir ahogado ya que este tenía una espina clavada en la garganta; este milagro es el origen de que San Blas sea el patrón de los enfermos de garganta y de los otorrinolaringólogos y explica además la costumbre de bendecir las gargantas en coincidencia con su santoral.

La historia también cuenta que cuando el gobernador se enteró de que el reo era un obispo cristiano mandó que lo torturasen con crueldad, pero San Blas de Sebaste se mantuvo firme y nunca renegó de su fe. El líder romano elevó la apuesta y ordenó que sus carnes fueran desgarradas con un cardador de púas, pero ni con esas consiguió romper la voluntad del preso que acabaría siendo decapitado, dando fin a su martirio e inicio a una devoción por su figura que a día de hoy está muy extendida por Europa y América.

Blas de Sebaste es sin duda una de las personalidades más veneradas del cristianismo, una vida de leyenda que tuvo su marco histórico en el actual territorio de Turquía y que nos recuerda la importancia de esta tierra en la evolución y consolidación de la religión cristiana.

San Blas, el milagroso eremita turco
Actualizado el 3 febrero,2017.
Publicado por