Reflejo de la mujer y la sociedad turca en las telenovelas de éxito

Publicado: febrero 15, 2016 en Televisión
Etiquetas:, , , ,

Las espectaculares audiencias de telenovelas como ¿Qué culpa tiene Fatmagül? o las Mil y Una noches han generado un creciente entusiasmo internacional por la sociedad y cultura turca, pero ¿realmente las novelas de éxito son un espejo fiel de la realidad del país? Pregunta compleja que intentaremos abordar en este artículo del Especial sobre Telenovelas Turcas.

telenovela turca

Imagen de ¿Qué culpa tiene Fatmagül? (Fatmagül’ün Suçu Ne? en turco), una de las telenovelas turcas más famosas a nivel internacional

La idealización de la realidad turca

La idealización de Turquía como país no es nueva, de hecho, durante los siglos XVIII y XIX se extendió una tendencia conocida como Orientalismo que trajo a Estambul a decenas de pintores y escritores cuya exageración bucólica generó un torrente de estereotipos que se afianzaron fuertemente en la sociedad occidental, muchos de los cuales (bailarinas del vientre, derviches, …) aun están presentes en el imaginario colectivo.

Los mitos exóticos asociados a lo turco se fueron diluyendo parcialmente cuando el país se modernizó a mediados del siglo XX y especialmente cuando el gran público comenzó a visitar Turquía y pudo recopilar más visiones que las trasmitidas por los artistas románticos; con todo puntualmente se han producido repuntes que han renovado los estereotipos clásicos sobre Turquía, como sucedió en España tras el éxito de la película “La Pasión Turca

El éxito de las telenovelas ha rediseñado una vez más la visión que desde el exterior se tiene de Turquía, creando una idea de lo turco que tiene parte de real y parte de ficticia, en un reflejo en el que confluyen estereotipos clásicos a la vez que se incorporan otros nuevos.

Una de las principales novedades de este fenómeno es que en esta ocasión no son los extranjeros los que generan la imagen del país, sino que son los propios turcos, a través de sus poderosos medios audiovisuales, quienes la crean y la difunden al mundo. Esto conlleva que la visión nace sin prejuicios previos de tipo cultural ni se desarrolla desde de una perspectiva de superioridad moral como sucedía entre los escritores europeos del siglo XIX, lo cual le confiere un mayor trasfondo de credibilidad, pero ello no quita que la misma este exenta de una fuerte carga de idealización.

Gönülcelen

Fotograma de la novela Gönülcelen (Convirtiéndose en dama)

Reflejo de la sociedad turca en las novelas de éxito

Más allá de la exageración narrativa y visual que tienen todos los productos televisivos, existen muchos elementos de estas novelas que chocan claramente con la realidad diaria de Turquía. Uno de los ejemplos más claros es que una parte muy significativa de las telenovelas turcas se centran en personajes de familias ricas y modernas que viven en barrios lujosos como así sucede en éxitos como Amor Prohibido (Aşk-ı Memnu en turco). No es que sea una temática nueva en este mundo, ya que las vivencias de familias ricas o de la mujer pobre que se enamora con un hombre rico son argumentos clásicos de este género, pero su constante presencia en las series turcas enmascara la realidad del país y asocia la imagen de Turquía a los niveles de riqueza y modernidad social de este colectivo minoritario, el cual por su posición no experimenta los problemas endémicos (represión política, clasismo, horarios laborales interminables…) que si sufre en mayor o menor medida el resto de la población turca.

Además, importantes estratos sociales de la sociedad turca, incluida la clase media, no suelen aparecer reflejados, al igual sucede con ciertos colectivos singulares como el homosexual, que en las telenovelas modernas de muchos países ya tienen su hueco pero que en Turquía aun sigue siendo un tema tabú; con todo es la omisión de las mujeres musulmanas tradicionales el caso más llamativo.

Feriha

La telenovela El secreto de Feriha (Adını Feriha Koydum en turco) está basada en una joven humilde que miente haciéndose pasar por millonaria

Las mujeres turcas con velo tienen una menor visibilidad en las novelas turcas (salvo en los dramas rurales del Este) y pese a que existen algunos seriales en los que si realizan roles principales, generalmente realizando enmarcadas en familias ricas, normalmente están relegadas a papeles secundarios o meros figurantes, de hecho, cuando aparecen muchas veces ni siquiera son reflejadas correctamente, mostrándolas con ropas o velos poco habituales incluso suele adivinarse el pelo tras el pañuelo algo poco común entre las mujeres piadosas y conservadoras.

Su poca presencia sorprende cuando las mismas conforman uno de los elementos humanos más palpables y diferenciados de Turquía y por su número e influencia política tienen una posición social muy diferente a la reflejada en televisión, pero sus historias y problemas hasta ahora no han resultado atractivas para los productores.

Mujeres tradicionales turcas

Las mujeres musulmanas turcas tradicionales no tienen apenas presencia en las telenovelas turcas pese a conformar un importante sector de la población del país  Foto: Gözde Özçelik

Por otro lado, los sectores más desfavorecidos y así como los vecindarios más humildes, cuando son reflejados, se muestran en pantalla de una forma pintoresca mostrando todo el arsenal de tópicos existentes sobre los mismos (música, cultura ambulante, picaresca…). Un claro ejemplo de este tipo de novela es el caso de “Convirtiéndose en dama” (Gönülcelen en turco) donde la protagonista vive en una de estas barriadas estereotipadas y que curiosamente se gana la vida vendiendo flores en la calle, trabajo como el ambulante en general que, si bien es muy habitual en Turquía, está prácticamente monopolizado por los hombres siendo raro ver una mujer dedicándose al mismo.

En las series turcas el barrio pobre es introducido generalmente en la narrativa como contrapunto del barrio rico a donde los protagonistas aspiran a acceder como idea general de éxito; su ajuste a la realidad no interesa tanto, sino lo que se busca es crear un contexto para el desarrollo de una historia de final feliz en la que la protagonista partiendo desde abajo acaba alcanzando el éxito personal, profesional o amoroso.

En el caso de las novelas ambientadas en el Centro y Este de Anatolia, las mismas están plagadas de todos los estereotipos que los turcos de las grandes ciudades del Oeste del país (la mayoría de las productoras turcas tienen su sede en Estambul) tienen sobre la Turquía más profunda. Se trata de una mirada distante y por momentos exótica como si se hablase de un país lejano, de hecho, este tipo de telenovelas han contribuido a crear una imagen excesivamente tradicional y anticuada de estas regiones, que aunque tiene su base real por momentos resulta claramente exagerada.

Con todo es cierto que este tipo de novelas si han abordados problemas y dramas sociales que lamentablemente aún están muy presentes en estas sociedades como son las cuestiones de honor, los matrimonios forzados, o las tensas y complejas relaciones familiares, ayudando a su conocimiento entre el gran público turco e internacional; pero por motivos de autocensura no tocan temas políticos o étnicos que son los que afectan en mayor medida al día a día de sus gentes y cuya explicación contextualizada es necesaria para entender mejor lo que sucede en estas partes del país. Así problemas actuales o pasados como el conflicto kurdo, aleví o el armenio, que en el cine si son valientemente tratados, brillan por su ausencia en este tipo de novelas.

Sila novela

Sila, ambientada en Mardin, es uno de los claros ejemplos de novelas que intentan reflejar la sociedad del Este de Turquía

Idealización del pasado otomano

Otro caso sorprendente a analizar es el efecto que ha producido a nivel internacional las novelas históricas como la exitosa Suleimán (Muhteşem Yüzyıl en turco). Aunque evidentemente los escenarios y personajes que muestran estas series no tienen ningún reflejo en la sociedad turca actual, las mismas han conseguido regenerar en el exterior gran parte de los mitos del orientalismo (ostentación, riqueza, sensualidad, erotismo..); de hecho, algunos sectores de la sociedad turca, así como muchos historiadores, han criticado a sus televisiones por retomar esta visión parcialmente inventada de la vida otomana y que tanto tiempo costo erradicar del imaginario público. Con todo las cadenas saben que ofrecer esta imagen funciona (incluso dentro de la propia Turquía), ya que resulta mucho más atractiva y sensual que la imagen real del Imperio Otomano.

El Imperio Otomano se ha idealizado entre los extranjeros, hasta el punto que ha crecido exponencialmente el interés por conocer los grandes monumentos otomanos y así como muchas de las tumbas de personajes ilustres como Hürrem o Suleimán. Un estereotipo que omite las grandes sombras de los sultanes (control férreo de la sociedad, represión…) y crea una imagen de lujo y esplendor, con fuertes cargas de erotismo, que solo disfrutaban la minoría dominante y que no alcanzaba al resto de la población; además, las series turcas tienden a crear una imagen uniforme musulmana de la época otomana, cuando realmente el Imperio Otomano destacó por ser relativamente “tolerante” en lo religioso y supo mantener bajo su paraguas a diferentes minorías que además de constituir una parte muy significativa de su población, desempañaron un papel vital en el gobierno y en la economía del país.

Suleiman novela

Cojines de la serie Suleiman  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Rol de géneros en las novelas turcas

Siguiendo el análisis y centrándonos ahora en la forma en las que las telenovelas muestran el rol de géneros, decir que uno de los elementos más sorprendentes es que el auge de las telenovelas turcas ha provocado una gran admiración y deseo internacional hacía el hombre turco, al que le han asignado todos los atributos del galán clásico (seductor, elegante, culto y triunfador).

Evidentemente, este perfil de hombre existe en Turquía pero en menores dosis de lo que las novelas dan a entender; en grandes líneas los turcos son hombres normales que tratan a las mujeres de forma respetuosa y educada (y cada vez más de forma igualitaria), pero con todo existen amplios sectores que se empeñan en mantener la cultura machista que ha dominado históricamente la vida turca, así muchos hombres siguen mirando a las mujeres como objetos o tratándolas como miembros secundarios de la sociedad; esto se refleja en hechos como la discriminación laboral o mismo en el torrente de comentarios irrespetuosos o proposiciones indecentes que sufren las mujeres casi a diario cuando caminan por las calles. Llama la atención que muchas turcas sí buscan de forma constante esa imagen del hombre ideal que ofrecen las telenovelas, pero lo tienden a buscar entre los extranjeros de quienes consideran que reciben un trato mucho más cariñoso y romántico.

Enmascarado quizás por el encanto de los guapos actores, las novelas si desarrollan ciertos roles que se apueden asociar claramente a los hombres turcos, por ejemplo en la mayoría de las series son ellos los que siempre toman las decisiones importantes y los que tienen una posición económica fuerte, además de ser los garantes de las tradiciones y los que se encargan de mantener el orden y la autoridad de los núcleos familiares. En la sociedad turca laica y moderna este papel esta evolucionando (en la tradicional musulmana apenas se ve avances) e integrando a la mujer en el mismo, pero con todo en Turquía sigue existiendo una clara predominancia del varón tanto en el ámbito profesional como en el familiar.

Kuzey Güney

Imagen de la novela turca Kuzey Güney

En el caso de las mujeres modernas (como ya hemos dicho anteriormente las mujeres tradicionales musulmanas apenas tienen presencia en las series), las telenovelas confieren, como es habitual en el género, un papel protagonista a las mismas, pero si uno escarba un poco se detectan los detalles que reflejan como las mismas aun siguen desempeñando un papel secundario en la sociedad turca.

La protagonista guía el argumento central de la serie, pero siempre en un sentido negativo ya que será ella la que sufra el peso de las tradiciones, el honor y las presiones sociales o familiares; por desgracia esto forma parte de la carga inherente a ser mujer en Turquía, ya que estas tensiones están presentes en mayor o menor medida en la vida de la mayoría de las turcas, de hecho, casi todos los dramas mostrados en las novelas tienen o han tenido su triste correspondencia en la vida real del país. Con todo una de las grandes anomalías de estas novelas es que excluyen del escenario mostrado los problemas de las mujeres conservadoras musulmanas, las cuales no tienen apenas visibilidad o voz pese a que son las que sufren en mayor medida la violencia psicológica del machismo tradicional turco.

El que se muestre en muchos seriales una mujer guapa y que viste a la moda con un estilo muy similar al observado en las mujeres más avanzadas e independientes de otros países, puede generar entre el público internacional la idea que no existen diferencias entre ambas pero no es exactamente así. Las mujeres turcas modernas ampliamente adoptan ese estilo y hace tiempo que rompieron el tabú conservador al menos en lo que se refiere a la moda o al estilo de vida, de hecho, la mayoría de las mujeres están integradas en el mundo laboral y algunas han avanzado en la escala empresarial pese al machismo imperante en la misma, pero si leemos en detalle su situación real detectaremos que en el grado social los avances no se han producido con tanta fuerza. La mujer turca aún no es ni se le deja ser verdaderamente independiente y sigue interiorizando en su día a día los roles asignados de forma histórica.

Además, tal como se observa en las series, ellas juegan generalmente un papel menos importante en la toma de decisiones y su posición familiar siempre es secundaria al compararla con la que tienen los varones. Las telenovelas en este caso contribuyen a mantener esta idea, un ideal romántico un poco trasnochado en el que las mujeres parecen predestinadas solo a solucionar sus problemas o alcanzar el éxito personal través de su unión con un hombre, el cual si es rico y poderoso mucho mejor.

novela turca

Protagonista de la novela turca Gümüş

Turquía no es un país fácil de radiografiar

En resumen, el éxito internacional de las telenovelas producidas en Turquía han contribuido a redefinir la imagen que los extranjeros tienen del país, una visión creada en el país y que a priori debería ser fidedigna pero que en vez de eso contribuye muchas veces a crear tópicos o visiones parciales irreales o exageradas.

Por todo ello, si a través de las novelas turcas acaba uno apasionándose por conocer Turquía, es importante que la imagen del país no se quede solo en lo que ofrecen las mismas; este tipo de series pueden ser un buen punto de partida para introducirse en la cultura turca, pero son insuficientes para conocer y entender la complejidad del país y sus problemas, ya que Turquía es un mundo apasionante pero que no se radiografía tan fácilmente.


Esta edición especial titulada Éxito, Mujer y Telenovelas turcas, es realizada en colaboración con el blog Brave readers y consta además de los siguientes artículos:


Reflejo de la mujer y la sociedad turca en las telenovelas de éxito
Actualizado el 19 ocubre,2016.
Publicado por

Anuncios
comentarios
  1. […] Reflejo de la mujer y la sociedad turca en las telenovelas de éxito. Este post lo escribirá Miguel y será publicado en Planeta […]

    Me gusta

    • Ana Maria Gomez dice:

      Al ser argentina veo las novelas Turcas con apasionamiento, buenos argumentos, escenas de amor muy cuidadas, lindos actores, buenos actores, y comparo con las de aqui que acuden al sexo y a dialogos grotezcos, con argumentos vacios, sin trama que te atrape, y no veo esas novelas, muy aburridas, que son todos los capitulos casi iguales desde el principio al fin.Enronces no analizo si muestras a Turquia como es, veo y me encanta

      Le gusta a 1 persona

      • a gracias por lo de interesante, tienes razón en todos lados suelen haber estereotipos, y como dices, siendo mexicana si tenemos mucho, y a veces contribuimos con las famosas telenovelas, y en Turquía ni se diga, acá piensan que en cada esquina hay un guapote, o guapota, en fin si es interesante que nos podamos adentrar en la cultura y realismo de una cultura tan rica y antigüa, mi hermano me a platicado de su historia, y si tengo dudas, ya visito esta página, gracias por tu atención y aquí estaré al pendiente, saludos

        Le gusta a 1 persona

      • Hola Ana Maria, en primer lugar gracias por tu comentario. Sois muchas las que comentáis lo mucho que os gustan los seriales turcos y la verdad en general coincidís en los motivos (buenos argumentos, actores guapos, escenas de amor profundas….), eso es algo muy interesante para analizar mejor el fenómeno. Como he comentado anteriormente a otras lectoras, el artículo que no es una critica al producto, es una serie de ficción y cada cual es libre de disfrutarlo como quiera y no es necesario que uno se preocupe el paralelismo con la realidad, sino tampoco veríamos cine u otro tipo de series, simplemente lo que pretendo es analizar su reflejo en la sociedad turca para aquellos que atraídos por la misma se interesen más por conocer Turquía y no caigan en los estereotipos y conozcan Turquía en lo bueno y en lo malo. un abrazo

        Me gusta

        • mariela muñoz dice:

          Entiendo muy bien el interés del articulista en aclararnos los estereotipos y contrastes reales que con base en los seriados turcos, se fijan en nuestra mente, acerca de la cultura de ese gran país, los cuales deben ser analizados con la mayor objetividad posible. Yo sólo puedo decir que estoy fascinada con esa clase de telenovelas, tales como Fatmagul, Kara para Ask y una que yo considero sublime: Gonulcelen. Es cierto, el contenido como tomado de un cuento de hadas, pero innegablemente encantador. Los temas musicales me resultaron divinos, la interpretación de nuestra adorable Hasret (TUBA B.) sencillamente suprema. Si me extiendo no terminaría nunca de agradecerle a los turcos por estas obras que yo no vacilo en llamar unos verdaderos clásicos de la pantalla chica. Simplemente disfruto del tema, ambiente, paisajes, formas de relacionarse entre los personajes (la importancia de las miradas que dicen mucho más que lo expresado en palabras). En fin, estoy enamorada de la parte notablemente buena que tiene ese lindo país de Turquía. Tal vez es lo que mejor asume mi corazón.

          Le gusta a 1 persona

          • Hola, gracias por tu comentario. Ciertamente el objetivo de este artículo en concreto es lo que tu dices aclarar los estereotipos para que la gente no desarrolle una idea equivocada de Turquía, en el otro artículo de la serie desarrollo el contexto y características de las series turcas y hablo de esas “miradas” que tan bellamente mencionas https://planetaestambul.wordpress.com/2016/02/01/caracteristicas-contexto-y-exito-de-las-telenovelas-turcas/

            Si por estereotipos fuera nadie miraría nada, porque cualquier pelicula y serie nortemaericana está llena de ellos e incluso en mayor medida.

            Solo decir que entiendo la pasión y comparto vuestra emoción al ver las novelas y sus historias y lo importante es disfrutar o emocionarse con las mismas y si eso es una puerta para conocer mejor la realidad de Turquía o animarse a visitar el país, benditas sean, porque sin duda Turquía con sus mil errores sigue siendo un país hermoso lleno de cosas buenas y bellas.

            Me gusta

  2. […] Reflejo de las mujer y la sociedad turca en las telenovelas de éxito. Este post lo escribirá Miguel y será publicado en Planeta […]

    Me gusta

  3. Ana Morales dice:

    Muy interesante Miguel Ángel, aunque como fenómeno de moda, creo que no es ni bueno ni malo, y de hecho ha conseguido que miles de personas que antes no ubicaban en el mapa a Turquía ahora deseen visitarla, hasta hay mucha gente aprendiendo el turco. El problema, desde luego, es que se confunda la ficción con la realidad. Creo que hay poca realidad tras estas series, y que en el caso de las históricas quizás ensalzan y fomentan el nacionalismo. Sé que no a todos gustan y que hay muchas críticas, pero en general a la masa esta época les tiene fascinados.

    Me gusta

    • Hola Ana, concuerdo plenamente con tu opinión. Realmente el artículo no es una crítica a las mismas entiendo que a la gente les guste y las disfrute viendolas y me alegro de verdad de su éxito, es más bien una reflexión para que la gente explore más allá de las mismas, se trata de productos de ficción y algunas mandan mensajes equivocados sobre Turquía y creo que es importante intentar que la gente no cree estereotipos que luego son dificiles de quitar; digo esto desde la experiencia, ya que yo que tengo novia turca aún sigo sufriendo en cada comentario de mi entorno el estigma del éxito en España de la “Pasión Turca”, además de que dedico mucho tiempo a explicar temores sobre el país o cuestiones religiosas basados en miedos y estereotipos que nunca debieron generarse.

      Las novelas turcas han generado mucho interes por el país y de hecho en mi blog noto un aumento sustancial de seguidores tras su primera emisión en Chile y mucha gente quiere aprender más y unirse al amor por este país y por eso creo que indirectamente son positivas , pero creo que hay orientar e informar, en la medida de lo posible, al público sobre las mismas y sobre las cosas buenas y malas de Turquía. un beso

      Me gusta

  4. Bueno, de eso adolece la telenovela, es su punto débil, así como su punto fuerte, lo digo por que en México eso que mencionas en el artículo, de los estereotipos, es muy común en estas historias, no hay modo de que una telenovela refleje la realidad, ya sea por cuestiones de moralidad, religión, etc, rara la vez se a visto una ficción bien llevada, que nos haga obviar, estos defectos, tal vez el valor de las telenovelas turcas sea en los escenarios las tramas, son muy intensas, y el físico de los actores; en México recién conocimos ¿que culpa tiene Fatmagül?, siendo en las redes sociales un fenómeno, mas que la historia,fue el actor Engin Aryürek quien despertó el intéres ya después vino lo demás, la trama es lenta para lo que estamos acostumbrados en America Latina, los sucesos se dan a cuenta gotas, los protagonistas, ni el dedo se toman, pero aun asi la historia da de que hablar no deja de sorprender y causa conmoción, por que?, quien sabe, solo queremos saber si Fatmagül, superara sus miedos y consumara el matrimonio con Kerim, o si los terribles Selim Y erdogan serán castigados, eso es la telnovela aquí y en China, o mas bien Turquía.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Yolanda, en primer lugar agradecerte tu comentario ya que es muy interesante. Decir en primer lugar lo que pretendo con este artículo no es una crítica al género en sí mismo al cual respecto, ni a las novelas turcas en concreto ya que como bien dices las telenovelas de otros países, incluidas las de mi país, adolecen de la falta de correspondencia con la realidad y están plagadas de estereotipos. Son productos de ficción y hay que valorarlo como tal, de hecho muchas películas, incluidas las galardonadas, introducen constantemente tópicos y falsas ideas en el imaginario público.

      La idea del especial es entender el éxito de las novelas, en eso nos ayudáis mucho con vuestros comentarios, y por otro intentar redirigir a toda la gente que quiere conocer más sobre Turquía y su cultura a que descubran su verdadera cara con sus cosas buenas, que son muchísimas, y sus cosas malas también. Los estereotipos erróneos se mantienen en el imaginario público durante mucho tiempo y son difíciles de erradicar, bien lo sabes como mejicana cuantos estereotipos dañinos sobre vuestro país ha creado el cine y la televisión; por eso mi idea es ayudar a comprender mejor a la gente interesada en saber más de Turquía y su realidad para que la amen tal como es.

      Un abrazo y de nuevo gracias por tu comentario.

      Me gusta

      • Anónimo dice:

        En las novelas “Elif, la niña a la que le tocó ser grande” y “Se robó mi vida” aparecen muchas mujeres con hijab, y no precisamente muy pobres. Saludos desde Perú

        Me gusta

  5. Margarita Gómez dice:

    Hola:
    Pues he visto varias series norteamericanas, se me ocurre mencionar como ejemplo Melrose Place. También muchas telenovelas, Argentinas, Venezolanas, Colombianas, Brasileñas etc. Y es bien interesante que las series turcas nos atrapen, creo que si bien es cierto sólo reflejan un aparte de la verdad; me han resultados novedosas las historias de amor, la importancia del ritmo lento, escenarios atractivos, el valor en la familia, el cariño entre los hermanos. Regresando a las series norteamericanas, se ven triángulos amoroso, intercambios en relaciones de pareja, en fin excesos. Ni que hablar de las series de narcos, entre el alcohol, mujeres como objetos, en fin. Creo que el impacto de las series turcas al menos lo que sucede con Fatmagul, está bien escrita, es interesante la trama, actuaciones excelentes y finalmente un mejor destino para la protagonista, a pesar del evento que vivió se superó pues estudia, se vuelve autosuficiente al tener su propio negocio, recibe terapia que la ayuda a superar el evento traumático, aprende a poner límites como fue con la cuñada y a crecer, formar una familia con un hombre noble, empático, sensible, respetuoso (no el príncipe azul que salva a la mujer) es un compañero de vida.
    saludos
    Margarita Gómez

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias por tu aportación es muy completa. Las novelas turcas resultan muy novedosas para el público foraneo y ahí gran parte de su éxito, ya veremos si consiguen seguir evolucionando y convencer con los nuevos seriales. un beso y gracias por su aporte

      Me gusta

    • María de los Santos Ponce dice:

      Margarita Gómez me encantó tu opinión es lo que yo pienso
      Fatmagul deja muchas enseñanzas
      El mensaje que se puede revertir una tragedia
      Que se puede renacer cuando valoramos lo que tenemos y
      aprendemos a olvidar y perdonar
      Estudiar ser autosuficiente poner límites….
      Aprender de las pruebas … superar las aflicciones
      Recobrar la confianza y vivir con esperanzas
      Después de hacer todo para mejorar el presente
      Y trabajar x el futuro (donde siempre abra otras pruebas
      y más aflicciones)gracias por tu opinión Saludos
      Nota: me gustaría conocer Turquía y a ENGIN AKYUREK…
      Amo las novelas turcas…. cansada de groserías vulgaridades
      a dulterios desnudos y uso de la mujer…en las novelas latinoamericano

      Le gusta a 1 persona

  6. Fabiola Vaca dice:

    Si comparto algunos criterios de amigos …..espero que conel éxito logrado, no se cambien esos conceptos de cuidar las escenas de sexo, maltrato algunas series nos gustan tanto por eso y como leí todo este reportaje del reflejo de la mujer es cierto que se debería tomar en cuenta más a la realidad de la mujer turca para conocer mas su cultura ya que estamos tan lejos (sudamérica-Ecuador)

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Fabiola por tu comentario, la verdad las novelas turcas en esencia no han evolucionado tanto en los últimos años con o sin éxito internacional (aunque resulten novedosas en el extranjero no lo son tanto en Turquía), lo que si que ahora se seleccionan un perfil de actores cuanto mas guapos mejor. Las historias muchas son adaptadas de la literatura turca, por lo que muchas veces las mismas tienen mucho mas contenido que otras de otros países, aunque actualmente por guiones nuevos.

      La realidad de la mujer turca es compleja y difícil de cartografiar y las novelas crean una idealizacion a la misma aunque si se lee entrelíneas se detectan claves para entender su realidad que es muy distinta a lo que vivimos en las sociedades hispanas en general

      Me gusta

  7. Andrea Huertas dice:

    Miguel que tal?, quisiera conocer su opinión o un análisis de la novela Kara Para Ask.. consideró que la trama y argumento de esta serie difiere de las otras.

    Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Andrea, si y no quizás Kara para ask es un híbrido entre una serie policíaca y una novela, pero se queda quizás en tierra de nadie ya que no es serie intensa como una serie policíaca típica, quizás su largo metraje influye, pero a la vez tiene más acción y muertes que las novelas turcas, más focalizadas en el amor pasional y muertes trágicas.

      Luego en sí la relación de amor sigue patrones clásicos de las novelas turcas mujer/hombre rico conoce a mujer/hombre pobre, quizás en este caso la protagonista es la que está posicionada bien socialmente esto es mas raro. Luego el papel realizado Engin Akyürek es un poco estereotipo, policía humilde pero honesto, que se enamora finalmente de chica rica, que lucha y se supera pero a la vez es vulnerable. Se ven muchos cambios entre rural y la zona urbana, eso es tipico de las novelas turcas, no se..

      ¿En que crees que es diferente esta novela?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s