La Tumba de Nalıncı Mehmet Mimi Dede o Nalıncı baba (Nalıncı Mehmet Mimi Dede Türbesi en turco) está situada en las inmediaciones de la actual Universidad de Kadir Has, en el barrio de Cilabi-Haydar en el distrito de Fatih.

La misma acoge los restos de un piadoso hombre conocido como Nalıncı baba, protagonista de un conocido relato otomano basado en un sueño del sultán Murad III, en el cual visiona la muerte del santo.

Siguiendo la secuencias de imágenes que observó mientras dormía, el Sultán acaba encontrando el cadáver de un hombre en las calles de barrio de Cilabi; tras preguntar por el mismo, los vecinos le indican que sólo se trataba de un borracho, que no oraba y que era frecuentemente visto con prostitutas.

Pero con todo el Sultán, perturbado aun por su sueño, decide enterrarlo en el jardín de una mezquita imperial; pero en el momento de hacerlo la Sultana, presente en el funeral, se percata de que la luz incide sobre él de una forma especial y que porta en sus labios una amplia sonrisa, por ello siente que no están obrando bien y pide al Sultán que investigue en profundidad su identidad.

Nalıncı Mehmet

Tumba de Nalıncı Mehmet Mimi Dede  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El Sultán accede a la petición y así encuentra la casa donde vivía, donde le recibe una anciana de quien descubre que las opiniones de los vecinos eran falsas y que relata al Sultán la verdadera vida pía de Nalıncı baba muy alejada de los maliciosos comentarios, no sólo no bebía sino que compraba el vino para verterlo a las alcantarillas y así otros no lo consumieran, además ayudaba a las prostitutas y oraba siempre, pero en una mezquita alejada del barrio.

La mujer contó que él mismo Nalıncı conocía los rumores que los vecinos vertían y que no le importaban hasta el punto de que había cavado en su propia tumba en el jardín de su casa para que allí fuera enterrado sin molestar a nadie.

El Sultán emocionado por la historia decide trasladar allí los restos y santificar el lugar, que a partir de ese momento comenzó a ser venerado por los mismos vecinos que antes lo criticaron injustamente, tradición que aun hoy en día se mantiene.


Tumba de Nalıncı baba
Actualizado el 6 septiembre,2016.
Publicado por

Anuncios
comentarios
  1. alexrchies dice:

    Y el relato es? Me has dejado a medias 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola Alex, ja ja bueno no escribí inicialmente el relato porque no lo encontré en la versión inglesa o española y no quería contarlo mal sin fuentes que me apoyasen al 100% ya que no tengo un nivel tanto alto de turco, pero ya que insistes te contare la leyenda y la incluyo en el texto, al menos tal como la entendí, espero que sea la correcta y sino que alguien me corrija.

    La historia esta basada en que Nalıncı era un musulmán piadoso que trabajaba haciendo herraduras, lo que ganaba lo usaba para ayudar a los demás pero estas acciones las hacía en secreto, así compraba vino que luego vertía para que los soldados no lo bebieran y pagaba a prostitutas por su tiempo pero no hacia uso de sus servicios. El tema es que los vecinos lo observaban sin comprender sus acciones por lo que pensaban que era un borracho y un putero, ya que muy poca gente conocía la verdad.

    El día que Nalıncı murió el sultán Murat III soñó con él y perturbado por el sueño se disfrazó de derviche para no ser reconocido y guiado por el paisaje que había visto en el sueño acabo en el barrio de Cibali. Allí se encontró en la calle con el cadáver de Nalıncı, al preguntar por el mismo gente de su séquito le respondió que según los vecinos no era mas que un borracho. Aun así el sultán insistió en enterrarlo y se le busco ataúd en una de las mezquitas mas importantes de la ciudad. En el momento del funeral, se dan cuenta de que algo pasa ya que la forma como incide en él la luz y su amplia sonrisa, no parece la de un borracho.Alertados por el asunto la Sultana pide al Sultán que pare el entierro ya que quizás no están obrando bien, ya que no saben que opinará sobre esto sus familiares.

    El Sultán acepta el consejo y manda investigar a Nalıncı, encuentran su casa y el sultán decide visitarla donde le abre una anciana que le cuenta que las opiniones que los vecinos tenían sobre él eran falsas y que era una buena persona y que acudía regularmente a orar una lejana mezquita. La mujer le contó que él mismo conocía los rumores que los vecinos vertían y que no le importaba hasta el punto de que había cavado en su propia tumba en el jardín de su casa para que allí fuera enterrado sin molestar a nadie.

    El Sultán emocionado por la historia decide trasladar allí los restos y santificar el lugar, que a partir de ese momento comenzó a ser venerado por los mismos vecinos que antes lo criticaron injustamente, tradición que aun hoy en día se mantiene. De hecho en la foto se ve a un hombre que esta orando pase varias veces por delante y el mismo hombre seguía orando.

    Creo que leí en algún lugar que alguna orden mevlevi adoptó el nombre del santo en su momento para denominar a una congregación, de ahí el reflejo de la importancia de su leyenda

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s