Gran parte de las iglesias de Estambul se esconden de forma discreta entre grandes muros o en patios interiores, pero existe un templo cristiano que rompe con esa norma y su belleza es visible y dominante desde la distancia, hablamos por supuesto de la Iglesia de San Esteban.

Iglesia de San Esteban Estambul

San Esteban fue inaugurada en 1898 para servir a la comunidad ortodoxa búlgara residente en la ciudad  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El Cuerno de Oro es imposible de definir sin la panorámica a pie de mar de este edificio de hierro, situado en el límite imaginario que divide los históricos barrios de Fener y Balat, muy cerquita de la sede del patriarcado ortodoxo. La iglesia se gusta y no se esconde y aunque su coloración le da un toque frío, es capaz de combinarse a la perfección con los trazos azulados del mar y los verdes de unos jardines que siguen el caminar de la orilla.

San Esteban fue inaugurada en 1898 para servir a la comunidad ortodoxa búlgara residente en la ciudad, tras una construcción en la que todos los materiales fueron importados y transportados en navíos desde Viena a través del Danubio.

San Esteban Estambul

Retablo de la iglesia de San Esteban  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Exteriormente la factura de los materiales férricos es excelente, y ello ha creado un edificio muy alto, con un estilo propio que combina el neogótico y el barroco, y cuya entrada principal termina en un campanario coronado por una cúpula dorada. Existen unos acabados y alargados ventanales que horadan lateralmente la estructura y que en su tope superior se ven culminados por una especie de rosetones, que se magnifican en el cruce de las naves. El techo marca los puntos estructurales del edificio a la perfección y se singulariza por estar decorado por innumerables pináculos dorados.

San Esteban

Iglesia de San Esteban desde el exterior  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Interiormente la iglesia sigue los patrones propios de su ortodoxia, con lúcidos retablos bidimensionales de madera y un olor a vela que domina todo el ambiente e ilumina la íntima oscuridad de sus galerías.

San Esteban de Estambul

Jardines de la iglesia de San Esteban  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Es una de las pocas iglesias de hierro fundido en todo el mundo que se conservan en su formato original, hecho que la hace merecedora de un especial valor arquitectónico, una muestra más a la diversidad inherente a la ciudad de Estambul.


San Esteban, la iglesia que no se esconde
Actualizado el 18 enero,2016.
Publicado por

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s