Han pasado 3 años de larga restauración, pero por fin uno de los principales iconos de Estambul vuelve a envolver con su magia el paisaje de la ciudad, hablamos nada mas ni nada menos que la celebre Mezquita de Ortaköy.

Mezquita de Ortaköy

Mezquita de Ortaköy luce espectacular desde su última restauración  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

No es un templo cualquiera, si no que representa una de las postales mas características de Turquía, de hecho suele ser la foto de portada de muchas de las revistas de turismo cuando versan sobre las maravillas de Estambul. Además su perfecto mimetismo con el Bósforo, es usado frecuentemente como fondo romántico para vídeos musicales y películas.

Estambul

Portada de la Revista Altaïr en la que aparece la mezquita de Ortaköy

La llamada Gran Mezquita Imperial (Büyük Mecidiye Camii en turco), fue construida bajo el auspicio sultán Abdülmecid en 1856 y siguió los principios neo barrocos predominantes en la época. La mezquita no era solo un lugar de oración, sino que contaba con estancias privadas para el uso exclusivo del sultán que solía frecuentar la misma.

Exteriormente la mezquita se exhibe con dos minaretes que se elevan hacia el cielo, superando en altura a una impresionante cúpula que corona el cuerpo central del edificio. Los muros de la mezquita son equivalentes a una piel llena de cicatrices horadada por elementos decorativos de influencia barroca y numerosas vidrieras orientadas magistralmente para dejar atravesar toda la riqueza cromática de la luz del Bósforo. En el interior destaca la fuerza que genera los muros de mármol que ascienden hasta la cúpula central, la cual muestra una tonalidad rosácea como consecuencia del efecto de unos cuidados mosaicos.

Mezquita de Ortaköy Estambul

Mezquita de Ortaköy antes de su restauracion  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

La mezquita de Ortaköy fue uno de los lugares que más fuertemente me vincularon a la ciudad y que se ha convertido con el tiempo en una autentica necesidad vital ya que ninguna visita a Estambul ha sido completa sin poder observar como su perfil se combina con las luces del Puente del Bósforo. Por eso ahora poder verla resplandeciente, sin las heridas de guerra del paso de los años y de acción del mar, es el mejor regalo para reencontrarme con un espacio único cerrado ante mis ojos por demasiado tiempo y que ahora volverá a brillar para quienes quieran sufrir la agridulce condena de amar a Turquía.

El renacer de uno de los iconos de Estambul
Actualizado el 8 julio,2016.
Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s